Está semana se está celebrando en Farnborough, UK, la Feria internacional de aviación comercial en la que se dan cita todos los grandes -y pequeños- fabricantes de aeronaves comerciales para enseñar al mundo, y de paso ganarse algún que otro contrato con algún gobierno o aerolínea, sus nuevas propuestas para el futuro de la aviación, tanto de nuevos aviones, como de sistemas y equipamientos para estos.

A lo largo de esta feria, una de las demostraciones que ha dejado con la boca abierta ha sido la de Boeing con su 787-9 Dreamliner, la versión americana que compite en la misma línea con alguno de los modelos de Airbus más punteros pero una envergadura mayor. ¿Y por qué ha sorprendido esta demostración?

Fácil, una equipo de pilotos expertos han llevado al limite el 787-9 Dreamliner con maniobras casi imposibles para un avión comercial, en un intento de demostrar la fiabilidad y la manejabilidad del avión, tal como se puede ver en el vídeo que encabeza este post.

De hecho, algunas de las maniobras son tan espectaculares, que muchos de los espectadores que lo han visto en vídeo no podía creen que se tratase de avión comercial, con capacidad para 280 pasajeros y con más de 250 toneladas de peso máximo al despegue, sea capaz de realizar esas maniobras. Si todavía no te lo acabas de creer, aquí tienes un punto de vista diferente para que puedas comprobar que estas maniobras son tan espectaculares como reales.