El 1 de agosto de 2013 se consumó el retorno de Motorola tras haber sido comprada por Google. Con la llegada del Moto X, un fabricante histórico volvía al mercado. Sorprendió por varias razones, aunque sus ventas no fueron quizás tan brillantes como las de otros smartphones rivales. Unos meses más tarde presentó el Moto G, el que fue a mi juicio uno de los mejores smartphones del año si no nos limitamos a la gama alta. Y es que el Moto G permitió poner en manos del consumidor medio, que no quiere gastar demasiado dinero en un smartphone, un producto de calidad. Y por menos de 200 dólares / euros. En mayo llegó el Moto E, la apuesta para bajar aún más el listón del precio y dejarlo apenas por encima de 100 dólares. Tras estos tres modelos, y a la espera del Moto X+1, las 5 lecciones que nos ha dejado este fabricante en su regreso al mercado.

  • No hacen falta diseños recargados. Con mayor o menor fortuna, algunos fabricantes han apuntado a diseños muy vistosos, con ornamentos en algunos casos (como el HTC One M8 por ejemplo). En Motorola, los tres dispositivos de este año se han caracterizado por tener diseños sobrios, simples. Y sin decir que son diseños sobresalientes y perfectos, las quejas no han ido por ellos. Al revés. Las económicas carcasas intercambiables de colores han ayudado a ello.

lecciones de Motorola - lecciones de Motorola - lecciones de Motorola - lecciones de Motorola - lecciones de Motorola - lecciones de Motorola - lecciones de Motorola

  • La mejor capa de personalización es la nula, o la mínima. En los Motorola, la capa que está superpuesta a Android con Google Services es únicamente una animación, la aplicación Assist (muy útil, por cierto) y la integración de una cuenta Motorola para proteger nuestro terminal en caso de robo o el servicio Moto Care. Pensemos ahora en el Galaxy S III que no se ha actualizado a KitKat por, según Samsung, no tener suficiente memoria RAM. El S III tiene 1 GB de RAM y KitKat sólo necesita 512 MB, así que pueden hacerse una idea del cáncer que es TouchWiz. Lo cual nos lleva al siguiente punto, de paso.

  • Dar soporte y actualizar rápido es un gran valor añadido. Los Moto recientes se han actualizado tan rápido como los Nexus, o incluso un poco antes. Un trabajo impecable de Motorola que viene derivado de su política de no llenar el terminal de duplicidades de software que luego hay que adaptar y optimizar.

  • Con menos marcos y más pantalla Motorola gana la batalla. El Moto X fue uno de los primeros smartphones en superar el 70 % de frontal ocupado por la pantalla, como deja ver la infografía de @SomosPostPC. Se ha estado acentuando esta tendencia a reducir los bordes y hacer los smartphones mucho más atractivos visualmente, así como contener su tamaño por grande que sea la pantalla. Los últimos mejores ejemplos, LG G3 o OnePlus One.

Moto-X-sound

  • Hay cabida en la gama baja para productos de calidad. Aunque realmente el pistoletazo de salida aquí lo dio Nokia con el Lumia 520, Motorola ha ido perfeccionando esto, tanto con el Moto G como con el Moto E. La clave al final: preocuparse por la experiencia. Así se entiende que las pantallas y sobre todo el rendimiento en general sean muy superiores a su competencia.