modelo freemium

Hace unos días escribía un artículo sobre el avance imparable del mercado de los videojuegos en plataformas móviles (Android y iOS). El modelo freemium sigue siendo una de las tendencias triunfadoras, permitiendo a los usuarios descargar los juegos gratuitamente y luego cobrando por el contenido extra o para desbloquear ciertas zonas.

Ahora, tras un aluvión de quejas de los consumidores, la Comisión Europea ha anunciado que investigará aquellas aplicaciones que se puedan descargar gratuitamente pero que luego busquen sacar dinero mediante in-app purchases. Este tipo de prácticas las consideran graves cuando van enfocadas directamente a niños.

Prácticas graves cuando van dirigidas a niños Según la Comisión Europea, más de la mitad de los juegos para dispositivos móviles que están disponibles en la Unión Europea son gratuitos y los consumidores (especialmente los más pequeños) no se dan cuenta del posible gasto que ocasionaría desbloquear ciertas funcionalidades de los mismos.

Viviane Reding, vicepresidenta de la Comisión Europea cree que estas prácticas son "engañosas". A su vez, hace una apología a la "inteligencia" y que debemos seguir avanzando por mejorar la vida de las personas con la tecnología, no utilizarla para conseguir el máximo dinero de ellas:

La industria de aplicaciones en Europa tiene un enorme potencial, generando puestos de trabajo, crecimiento y mejorando nuestro día a día a través de tecnología innovadora. Confundir a los consumidores es, claramente, un modelo de negocio equivocado

Apple fue recientemente multada con 32 millones de dólares por micropagos dentro de las aplicaciones y ha minimizado este tipo de "accidentes" solicitando que el usuario verifique cada compra. Además, cada aplicación de este tipo avisará que contiene in-app purchases cuando se inicie por primera vez.

La Play Store de Google debe hacer mejoras en dicha materia. Lo que está claro es que debe existir un modelo que sea aún más transparente con los usuarios, apostando por un modelo más honesto. Personalmente, no me molesta pagar por una aplicación, lo prefiero a tener que descargarla gratis y luego ir desbloqueando una a una ciertas funcionalidades. Creo que esta práctica "gancho" es mucho más agresiva que incluir publicidad o apostar por un modelo de pago, aunque entiendo que es la que genera más beneficios.