En 1928, la industria del cine asistió al estreno de una película que marcaría un antes y un después en su historia. Con Steamboat Willie, Walt Disney estrenaba una breve obra que narraba las aventuras de un desconocido Mickey Mouse, inaugurando también la época dorada de las películas de animación, ya que aquel filme contaba por primera vez con dibujos animados con sonidos sincronizados.

Aquellos trucos, posteriormente conocidos como sound cartoon, serían el pistoletazo de salida del enorme trabajo que Disney ha hecho a lo largo de su historia por las películas de animación. Resulta curioso apreciar los sonidos acoplados perfectamente al humo que sale del barco que maneja Mickey, y sin duda, muestran que detrás de las películas animadas existe mucha ciencia.

Disney Research: la ciencia al servicio del cine

Desde 1928, Disney ha hecho una firme apuesta por innovar en cada una de sus películas. La adquisición de Pixar en 2006 no hizo sino confirmar que la gran compañía de entretenimiento sigue renovándose año tras año. Para introducir sus trucos y mejoras en las películas de animación que produce, la empresa fundada en 1923 por Walt y Roy Disney cuenta con dos sedes principales de I+D+i, más conocidas como Disney Research, que se encuentran en Pittsburgh (Estados Unidos) y Zurich (Suiza).Disney emplea computación en muchos de sus "trucos"

El trabajo de investigación realizado en estos centros se hace de la mano de dos entidades académicas de gran prestigio: la Carnegie Mellon University y el Swiss Federal Institute of Technology (ETH) de Zurich. Ambas universidades son pioneras en ciencias de la computación, una herramienta que Disney ha empleado en muchas de sus películas más recientes.

De 1928 a la actualidad, sin embargo, han transcurrido muchos años. El propio Walter Disney explicaba en un mítico vídeo la introducción de una pionera técnica para la época, la cámara multiplano, que permitía que las películas fueran más realistas y divertidas:

La innovación en Disney no se detiene. Y es que el salto cualitativo que han experimentado sus producciones, desde las rudimentarias obras de 1928 a la actualidad, es realmente brutal. La introducción de la computación en sus películas ayudó a mejorar su acabado y diseño. Pero este paso no es tan reciente, sino que la primera obra que contó con gráficos diseñados por ordenador fue la famosa Beauty and the Beast.

Esta película fue para muchos de nosotros una de las obras más míticas de nuestra infancia. Desde 1991, Disney ha seguido implementando el uso de la computación para mejorar sus películas. El conocido efecto humo, creado por ordenador, es una de las aplicaciones más reconocidas del trabajo de Disney en sus obras:

En la actualidad, los laboratorios de Disney Research utilizan el diseño gráfico por ordenador para realizar alguna de las reconstrucciones faciales mediante modelización más complejas. Por ejemplo, en el laboratorio del ETH en Zurich, los científicos trabajan en un sistema de siete cámaras que puedan captar imágenes de forma simultánea de una persona y posteriormente, realizar la reconstrucción de su rostro por ordenador.Suiza y Estados Unidos albergan las sedes principales de Disney Research

El dispositivo creado por los ingenieros de Zurich logra realizar la modelización de la geometría facial en un único paso, lo que abarata los costes de producción de sus películas. El resultado es, sin duda, espectacular, pero no es el único gran proyecto de Disney Reserch en Zurich.

Otra de sus grandes líneas de investigación trata de realizar la reconstrucción facial de los personajes, acoplada con la reconstrucción del cabello y pelo del rostro, algo que no se puede realizar en un único paso. El uso de un sistema basado en cámaras y que permite realizar la reproducción tridimensional ha sido posible gracias a este proyecto:

En Zurich son muchas más las líneas de investigación de Disney Research. Algunos científicos, por ejemplo, trabajan en el diseño de algoritmos que permitan recrear efectos de movimientos en las películas. Otras investigaciones, por contra, se centran en la "clonación" de rostros por ordenador, simulando las diferentes expresiones de los personajes que luego aparecerían en las películas.

Resulta llamativo ver el trabajo de innovación que se ha realizado a diario en la industria del entretenimiento. Quizás uno de los aspectos más impactantes de la visita que realizamos desde ALT1040, junto con otros medios invitados, fue ver cómo tecnología y cine pueden caminar de la mano.

En ese sentido, un prototipo diseñado por Disney Research, que ha recibido el nombre de visible light communication system, pretende utilizar la luz como transmisor de datos. Aunque sus resultados han permitido crear sistemas de comunicación entre varitas con luz y vestidos de algunos de sus personajes, estos diseños podrían ser utilizados en el futuro para mejorar la comunicación entre cualquier dispositivo que utilice luz (Disney Research lo ha logrado también con coches de juguete).

Disney Research

No hay duda: la historia de Disney va íntimamente ligada al desarrollado de la innovación en el mundo del cine. Desde aquel lejano 1928 hasta nuestros días, las películas han cambiado muchísimo, pero los diferentes proyectos de investigación han permitido mejoras extraordinarias, que ni siquiera el mismísimo Walt Disney se atrevió a imaginar.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.