La Agencia Espacial Europea cuenta desde hace tiempo con diversos programas que permiten "observar" el planeta Tierra desde diferentes perspectivas. La última iniciativa de la ESA consiste en determinar la "salud" del mundo que habitamos, mediante el uso de plantas.

Que el antiguamente considerado como reino vegetal es importante para la Tierra es algo que ya sabíamos. Problemas importantes como el cambio climático puede tener un grave impacto sobre nuestras plantas en particular, y en general, sobre toda la biodiversidad de la que disfrutamos en el planeta.

El proyecto de la ESA, sin embargo, busca utilizar las plantas como "herramienta de estudio", no como objetivo del ensayo, como suele ser habitual. Haciendo una peculiar comparación, si vemos una piel radiante, suele ser signo de disfrutar de un buen estado de salud. Algo similar ocurre con estos organismos vivos: medir su fluorescencia podría ayudar a estimar cómo se encuentran las plantas en el planeta, y examinar asimismo su productividad.

Por ello, la ESA pretende lanzar un satélite que cuenta con instrumental específico para medir fluorescencia. De este modo, podremos conocer la actividad fotosintética de las plantas y así trazar un mapa sobre los ciclos de carbono y agua en el planeta Tierra, algo fundamental si queremos saber más sobre su estado de salud.

El sensor alemán, que ha recibido de nombre Hyplant, ya ha sido probado en algunas regiones de Europa y Estados Unidos. Este dispositivo cuenta con dos espectrómetros, que funcionan como "cámaras" capaces de captar diferentes longitudes de onda. Gracias a ellos han desarrollado los primeros mapas de "fluorescencia vegetal" de las zonas examinadas del planeta Tierra:

Las conclusiones iniciales muestran el poder que tendrían el futuro satélite FLEX en esta misión espacial europea. Sus resultados no solo ayudarían a conocer la salud de la Tierra, sino que también podría tener un impacto económico interesante, al poder estimar la productividad agrícola.