Fuera de este mundo, la NASA se apuntó un nuevo récord en su peculiar historial al anunciar de un tirón el descubrimiento de 715 nuevos planetas ubicados fuera de nuestro sistema solar. El universo es infinito y la cantidad de astros fuera de nuestro sistema es más que considerable, sin embargo resulta bastante interesante ya que representa el mayor número descubierto en un mismo periodo en la historia de la agencia espacial. Para entender la importancia del descubrimiento, hasta hace unos días solo habíamos identificado mil planetas en nuestra galaxia. Uno de los puntos más interesantes de este descubrimiento es que cuatro de los 715 nuevos agregados se encuentran dentro la zona habitable del espacio, donde, en teoría, sería factible que alberguen alguna variedad de vida.

Los planetas fueron descubiertos por el ya legendario telescopio de la Misión Kepler, que vuelve a ratificar su valía y potencia. Los astros se encuentran orbitando alrededor de 305 estrellas distintas, según señala la cadena de noticias CNN, la existencia de estos cuerpos fue verificada mediante una nueva técnica conocida como "verificación por multiplicidad".

Astrónomos retratan por primera vez el nacimiento de un exoplaneta 2

A cinco años de su lanzamiento, próximos a cumplirse este mes de marzo, la Misión Kepler pasará a la historia como el primer proyecto de la NASA desarrollado con el objetivo de encontrar planetas similares a la Tierra, cuya distancia y temperatura fueran proporcionales en medida suficiente para plantear la posibilidad tangible de que que contengan agua en su composición, lo que los vuelve candidatos para alojar alguna forma de vida. Douglas Hudgings, científico de la división de astrofísica de la NASA, en declaraciones recogidas por la CNN, señala que en realidad este anuncio podría ser el primero de muchos similares por venir:

La Misión Kepler ha sido un cambio fundamental en nuestro entendimiento de la increíble diversidad de planetas y sistemas planetarios en nuestra galaxia.

La verificación por multiplicidad supone una técnica que permite a los investigadores enfocarse en las estrellas que tengan mayor probabilidad de contar con más de un planeta en órbita, por lo que el descubrimiento de estos microsistemas supone la adición de múltiples astros a la lista, aunque en realidad el tamaño de los planetas y sistemas es considerablemente distinto al nuestro, ya que cerca del 95% de los planetas encontrados hasta el momento son cuatro veces más grandes que la tierra.