Decir que BlackBerry está en una situación complicada no es comentar nada nuevo. La estrategia de la compañía con BlackBerry 10 no ha salido nada bien y las ventas han caído hasta el nivel de no llegar a vender nada en países como España. Con este importante declive, el tremendo plan de ajuste (con 4.500 despidos y otras medidas de ahorro), el foco en la empresa y los esfuerzos de Fairfax Financial para reflotar la empresa, provocaron la salida de Thosten Heins y la llegada de un nuevo CEO de manera interina, John Chen. Chen, especialista en reflotar empresas, ha publicado hoy una interesante carta abierta que deja claros algunos matices de la nueva estrategia de BlackBerry y, como nos podemos imaginar, BlackBerry ve en la empresa su tabla de salvación.

El ajuste que ya anunció Heins en el mes de septiembre ya introdujo uno de los cambios más radicales en la actividad de BlackBerry: el foco en la empresa. Dicho de otra forma, BlackBerry estaba dispuesta a abandonar el sector consumo y se iba a dedicar a soluciones "extremo a extremo" para profesionales y empresas (lo que mejor han sabido hacer siempre).

Las amenazas para BlackBerry en el sector corporativo

Como usuario de BlackBerry desde un terreno profesional, siempre reconoceré las ventajas de los dispositivos y servicios de la compañía. BES ha sido, y sigue siendo, una pieza clave para empresas de todo el mundo y BlackBerry puede sentirse orgullosa del calado que ha tenido, gracias a la seguridad, en el Pentágono o el Gobierno Federal de Estados Unidos (por citar alguno de sus grandes clientes).

La situación complicada de BlackBerry empaña sus opciones como proveedora de servicios a empresas.

Sin embargo, apostar hoy en día por la implantación de BES en una empresa puede ser un tanto arriesgado. Como profesional, aunque conozco lo bien que funciona BES, me parecería un riesgo abrazar este servicio con la situación incierta por la que pasa la compañía. Para las empresas, el soporte a largo plazo es importante y con cada vez más actores que empiezan a ofrecer soluciones empresariales multiplataforma, optar por BES 10 te hace pensar en los riesgos.

El mundo es heterogéneo y los smartphones en las empresas comienzan a serlo también. Es raro que una compañía opte por una única plataforma; en una misma empresa vemos dispositivos BlackBerry, iOS, Android y Windows Phone pero, aún así, los que gestionamos infraestructuras IT demanamos una gestión centralizada.

BES no es la única solución MDM del mercado. La competencia ha aumentado y amenaza con fuerza.

Con el BYOD (bring your own device) tan presente en las empresas, se han multiplicado las soluciones que nos permiten gestionar políticas de seguridad en terminales móviles de distintas plataformas (MDM) e, incluso, los operadores comienzan a ofrecer a a sus clientes corporativos este tipo de servicios en modo SaaS (software as a service) y, por tanto, sin necesidad de tener que desplegar esta solución en infraestructuras propias.

Aumenta la demanda de soluciones como BES 10 pero, la incertidumbre en torno a BlackBerry, hace que la oferta también se multiplique y sean muchos los actores que aspiran a capturar el parque de empresas con BES 10 que eran fieles a BlackBerry. De hecho, aprovechando la debilidad actual de BlackBerry, algunos fabricantes se enfocan en los procesos de migración desde BES a sus soluciones.

El sector corporativo: la estrategia de salvación de BlackBerry

BlackBerry defiende BES como la mejor solución de MDM para las empresas y cree en la continuidad del producto.

Si, a día de hoy, abrazar una solución como BES 10 es una decisión que implica muchos riesgos desde la óptica de un gestor IT de una empresa; el nuevo CEO de BlackBerry se ha lanzado a defender la empresa en una carta abierta que deja bastante claras las intenciones de la compañía.

John Chen parece que tiene claro que volver a los orígenes de BlackBerry (centrarse en la empresa) es un buen punto de partida pero, eso sí, mirando a lo que realmente está pasando en las empresas. BlackBerry es una buena empresa de servicios y su manera de entender los entornos de multiplataforma, en mi opinión, fueron el gran acierto de BES 10. Precisamente, este es el filón que la compañía quiere explotar como tractor de su resurgimiento (o al menos evitar que toquen fondo); una oportunidad que han fundamentado sobre cuatro pilares:

  • El grado de implantación de BES con respecto a otras soluciones MDM de la competencia; un punto a favor de BlackBerry porque pretende aprovechar lo complejo (y costoso) que puede llegar a ser plantear una migración dentro de un entorno corporativo.

  • El parque de dispositivos gestionados con BES; un motivo que creo que, realmente, es irrelevante si tenemos en cuenta el cambio de dispositivos que estamos viendo en las empresas (muchas están abandonando los terminales BlackBerry).

  • La seguridad de sus soluciones son su mejor baza, un argumento que toman como referencia al citar a su cartera de clientes de "gran calibre" o sus certificados de seguridad.

  • No son una startup que requiere financiación anual, se consideran una compañía sólida; una afirmación algo arriesgada si tenemos en cuenta que, literalmente, han sido rescatadas desde un punto de vista financiero por Fairfax Financial.

Certificaciones de seguridad de BlackBerry
BlackBerry

¿Tiene futuro BlackBerry dentro del sector del MDM?

Desde que BlackBerry (por aquel entonces RIM) presentó a principios de 2012 la solución "BlackBerry Mobile Fusion", siempre pensé que la compañía tenía ante sí una gran oportunidad al ser pionera en la gestión de dispositivos móviles con una solución multiplataforma y orientada a dar soporte al paradigma del BYOD (y los retos que presenta para la seguridad de las empresas). Integrar esta solución en BES 10 fue un gran paso adelante porque ofrecía, a sus clientes habituales, el acceso a este gestor de dispositivos en un paquete "todo en uno" que lo hacía interesante.

Chen quiere evitar la sangría de clientes. Su objetivo es parar las migraciones de BES a soluciones de terceros.

Entiendo la visión de BlackBerry y su postura, los servicios a empresas son su gran estrategia y tanto en el MDM como en el BYOD ven una gran oportunidad para BES 10 y para explorar esa línea de "servicios multiplataforma" orientados a las empresas.

Sin embargo, a pesar del know-how de BlackBerry o las posibilidades de sus soluciones, me sigue pareciendo un riesgo apostar por BES 10 a día de hoy. ¿Por qué me parece un riesgo? La respuesta es simple, una empresa no se puede permitir el lujo de cambiar, constantemente, de herramientas de carácter horizontal porque son procesos lentos y costosos.

Dicho de otra forma, que una empresa que quiera implantar una solución de MDM apueste por BES 10 me parece muy arriesgado. Sin embargo, la carta de Chen no está orientada a los que dudan; el objetivo es evitar la sangría de empresas, minimizar el abandono de BES 10 y las "migraciones por miedo a perder el soporte del fabricante". Ese el core de usuarios que BlackBerry no quiere perder y por eso han lanzado esta carta orientada a tranquilizar a sus usuarios.

Cuota de mercado smartphones

BlackBerry no tiene nada que hacer en el segmento de terminales. Su futuro está en el software y los servicios.

Si la compañía aguanta y sigue explorando la vía del MDM y el BYOD, quizás pueda seguir encontrando su hueco en el terreno corporativo y, a medio plazo, recuperar la confianza perdida o captar a nuevos clientes que dejen de ver en las soluciones de BlackBerry el riesgo de una inversión fallida.

Siempre he pensado que BlackBerry tiene aún futuro en las empresas pero, evidentemente, más en los servicios que en los terminales. Dudo mucho que el hardware vaya a ser el tractor que necesitan para reflotar la empresa; sin embargo, en BES 10 (y servicios derivados), BlackBerry aún tiene fichas con las que apostar.