A fines del 2021, BlackBerry volvió a ser noticia en el mundo de los móviles al conocerse que sus antiguos móviles con BlackBerry OS y BlackBerry 10 dejarían de funcionar en poco tiempo. La promesa se cumplió en los primeros días de este 2022 y significó la despedida de una de las empresas que supo revolucionar el mercado de la conectividad móvil, pero que se negó a evolucionar y quedó a la sombra del iPhone y los smartphones Android.

Y ahora la compañía canadiense parece decidida a desprenderse de todo lo que la una a su pasado en el mercado de la telefonía. Según Reuters, BlackBerry venderá sus patentes legacy "relacionadas a dispositivos móviles, mensajería y redes inalámbricas". El paquete lo comprará un vehículo conformado especialmente para la ocasión, que se llama Catapult IP Innovations Inc.

Si bien no se menciona específicamente cuántas patentes son y qué tecnologías abarcan, aún presentan un valor económico más que relevante. El citado medio indica que BlackBerry embolsará 600 millones de dólares por este negocio. De acuerdo con las condiciones de la transacción, la firma recibirá 450 millones de dólares en efectivo, más un pagaré por los 150 millones restantes.

Pero más allá del traspaso en la titularidad de las patentes en cuestión, la firma anteriormente conocida como Research in Motion asegura que la venta no impactará sobre los productos o servicios a los que acceden sus usuarios en la actualidad.

BlackBerry se aleja más y más del mundo de los móviles

Con la reciente desaparición de BlackBerry OS y BlackBerry 10, la venta de patentes parece una movida lógica por parte de la empresa. Si bien es cierto que BlackBerry Limited ha licenciado su marca a otras empresas para que continúen fabricando smartphones (que han pasado sin pena ni gloria por el mercado), los móviles ya no son su principal punto de interés.

BlackBerry se ha reinventado como una empresa dedicada fundamentalmente al software y la ciberseguridad. Los canadienses proveen sus servicios a un abanico de compañías muy importante, entre las cuales se destacan automotrices. Entonces, es coherente pensar que las patentes de tecnologías móviles que la empresa posee ya no son de vanguardia; o que está dispuesta a sacrificarlas para reinvertir el dinero y expandir su visión actual.

Recordemos que desde el 2013, BlackBerry es conducida por John Chen, quien redireccionó la compañía y la salvó cuando se iba a pique. Para cuando el susodicho se hizo cargo, la compañía había perdido la mayor parte de su cuota de mercado en Estados Unidos, y la tendencia no cambió con los años. Tengamos en cuenta que BlackBerry dominaba el 43% del marketshare estadounidense en 2010, mientras que a comienzos del 2016 solo le quedaba el 0,8%.

Así las cosas, que hoy BlackBerry se desprenda de sus patentes de tecnología móvil no parece más que un nuevo paso en pos de liberarse de una carga que ya no quiere tener sobre su espalda.