Desde hace tiempo os venimos contando las nuevas esperanzas depositadas sobre las células madre. En particular, estas potentes herramientas podrían ser utilizadas en medicina regenerativa, para fabricar nuevos órganos o en el tratamiento de enfermedades.

Sus potenciales usos terapéuticos hacen que muchos profesionales médicos y pacientes vean en las células madre su esperanza. Sin embargo, hasta ahora el trabajo con estas herramientas se encuentra en fase experimental, y su utilización viene regulada generalmente por leyes nacionales. No era el caso de Argentina, que no contaba hasta el momento con una ley sobre células madre específica.

Además, durante los últimos años eran varios los casos donde pacientes argentinos habían viajado a diversos países para tratamientos con células madre. Sin embargo, como alertaba el científico Shinya Yamanaka, galardonado con el Premio Nobel de Medicina en 2012, este tipo de aplicaciones clínicas no deberían ser aún usadas en la práctica médica:

Existen enormes riesgos de ciertas “terapias con células madre” que no han sido ensayadas y que están siendo ofrecidas en las clínicas y hospitales de un número creciente de países.

Incluso en el propio país argentino se ofrecían por Internet milagrosas terapias con células madre, que en muchos casos suponían no solo un fraude científico, sino también un verdadero riesgo sanitario para todos los pacientes que se sometían a ellas.

Por este motivo, durante la celebración de un seminario en el Senado argentino, investigadores, médicos y asociaciones de pacientes reclamaron la necesidad de contar con una ley sobre células madre. Fabiana Arzuaga, coordinadora de la Comisión Asesora en Terapias Celulares y Medicina Regenerativa, dependiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de Argentina, lo expresaba con estas palabras:

La falta de una ley nacional que regule las investigaciones y terapias con células madre en Argentina limita el `poder de policía` para clausurar los establecimientos de los grupos que ofrecen un tratamiento no aprobado.

La falta de legislación, un grave problema

Según esta tesis realizada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica, la legislación argentina regula de manera insuficiente o nula la investigación con células madre embrionarias, que resultan desde una perspectiva bioética realmente polémicas. Sin embargo, la futura ley sobre células madre en Argentina no incluiría en principio solo este tipo de células madre, sino que podría abordar otras clases celulares, como las células iPS, muy prometedoras, y que no conllevan la destrucción de embriones.

La nueva legislación debería tener como objetivo principal proteger la salud y los derechos de los argentinosDestaca el jurista costarricense que "de la poca regulación existente, se infiere la prohibición del uso de estas células madre embrionarias". Por otro lado, a pesar de que este tipo celular no se ha abordado desde un punto de vista jurídico, existe una fuerte regulación sobre las células madre adultas, como destaca este informe de la Cámara de Diputados de la Nación.

En materia de la hipotética ley sobre células madre en Argentina, ¿cuáles serían los organismos implicados en elaborar este nuevo marco regulatorio? A día de hoy las entidades principales serían dos: el Instituto Nacional Central Unido Coordinador de Ablación e Implante, por una parte, adscrito al Ministerio de Salud argentino, que se encarga, entre otros aspectos, de la distribución de órganos a nivel nacional. Y por otra, la Comisión Asesora en Terapias Celulares y Medicina Regenerativa de Arzuaga.

La redacción y aprobación de esta ley sobre células madre es una buena noticia para los argentinos. Como señalaba Lino Barañao, ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, durante la celebración del seminario, la futura ley sobre células madre debería abordar los aspectos científicos y terapéuticos sobre estas herramientas celulares, siempre desde una perspectiva bioética, y que el texto garantizara en todo momento la protección de la salud de los ciudadanos:

Esperamos en el futuro contar con la legislación que ponga a la Argentina en el contexto internacional y que dé al ciudadano la garantía necesaria para que estas tecnologías sean aplicadas en el país bajo las normas más estrictas y éticamente controladas.

Estos primeros pasos para una ley sobre células madre en Argentina son, sin lugar a dudas, una buena noticia para investigadores, médicos y pacientes. Solo así se garantizará el respeto a 'derechos personalísimos', de los que hablaba el prestigioso investigador Salvador Bergel durante el seminario, al mismo tiempo que se garantiza que la ciudadanía argentina pueda disfrutar con garantías de los avances y el progreso científico de estas nuevas tecnologías.