Durante las últimas semanas hemos visto un alud de novedades en el mundo de los videojuegos. Este año 2013 quedará marcado en la memoria de todo gamer como el año en el que no solo nació una nueva generación de consolas, sino que la rivalidad entre dos de los más grandes protagonistas en este mercado se vio más ruda que nunca. Sony y Microsoft se vieron prácticamente cara a cara durante esa emocionante semana de la E3 2013 donde la PlayStation 4 le dio una estocada casi mortal a la Xbox One, que logró que PS4 se adelantara como la plataforma más deseada en esta next-gen (al menos temporalmente) y que finalmente tuvo un efecto directo y muy evidente en la política de Microsoft para la suya. Es así como ha dado inicio la verdadera guerra de consolas de nueva generación, esta vez siendo evidente la presión directa del usuario a las empresas, que incluso las harían cambiar de opinión a voluntad.

Si estás al tanto de todas las novedades con respecto a esta next-gen, estarás al tanto de que Xbox One fue duramente criticada por sus políticas agresivas de control sobre juegos de segunda mano, políticas de DRM e incluso un chequeo online obligatorio que inutilizaba para gran parte del público la función más importante de una consola de videojuegos: jugar.

ps4 xbox one

Tal ha sido la presión que ejerció el público criticando estas cualidades de la nueva generación de Xbox, que Sony decidió aprovechar el momento para atacar con todo su arsenal durante la E3, anunciando realmente que no cambiarán nada con respecto a sus políticas de PS3, en una situación donde no cambiar nada, es lo mejor que podrían haber hecho. Esta jugada ha sido la principal responsable de la vuelta atrás de Xbox One en sus políticas, eliminando el DRM agresivo de su consola e incluso el chequeo online, pero sacrificando algunas funciones con ello.

Sobre el DRM y como "la nueva generación se queda en el pasado"

Microsoft tiene un severo problema al momento de comunicar cosas. Eso es una realidad. Por ello muchos piensan que al no aclarar los verdaderos motivo y planes a largo plazo de las políticas de restricción en Xbox One fue lo que logró que dichas políticas fueran repudiadas por una enorme cantidad de personas. Esto, en parte es bastante cierto, pero personalmente dudo que los supuestos planes que alegaban tener para algún futuro con la consola llegaran a hacerse realidad. Entonces, ¿tenían justificación estas restricciones? No.

Supuestamente (y digo "supuestamente" porque todo lo que se dice al respecto no es más que planes tentativos de la empresa) Microsoft se basaría en el modelo Steam de contar con un DRM bastante estricto para, en algún futuro, bajar los precios de los juegos y ofrecer descuentos considerables. Esta comparación de Steam y Xbox One no es del todo justa.

Mientras que Steam nació y se las vio bastante mal en sus inicios, no fue sino luego que implementó dicho DRM estricto en su plataforma, planteó un nuevo modelo de negocio a los desarrolladores y luego de esto comenzó con sus famosos descuentos. Entonces, si Xbox One desde su inicio llegaría con DRM y demás medidas de control, ¿por qué no apostar desde su lanzamiento por este tipo de negocio? ¿Realmente creen que en algún momento los juegos iban a bajar de precio como alguno mencionaban? Yo, sinceramente lo dudo.

Es el mismo caso de Electronic Arts, cuyo CEO hace varios años afirmó que "los juegos deben dejar de costar 60 dólares" y que pronto cambiarían su modelo de negocio, para hacer esto una realidad. Ha pasado mucho tiempo, y los juegos de EA siguen costando 60 dólares, además de que cuentan con DRMs tan agresivos como el del nuevo SimCity.

Nueva Xbox One

Por otro lado, sí lamento la desaparición de algunas características muy atractivas en Xbox One, como la posibilidad de jugar a tus juegos sin necesidad de tener el disco dentro de la consola, o el famoso plan familiar que permitiría compartir juegos con hasta 10 miembros de tu familia en formato digital (aunque dicha característica no estaba del todo clara). Aún así, estoy bastante convencido de que Microsoft pudo haber encontrado otra manera de mantener estas ventajas e igualmente deshacerse de algunas restricciones, algo balanceado que ofrezca ventajas tanto al usuario como al desarrollador, pero si no lo han hecho es sencillamente porque esto es un negocio, como tanto nos lo recuerda Cliff Bleszinski.

Muchos afirman que con este cambio de políticas en Xbox One "se detiene el avance de las consolas", y "nos quedamos en el pasado siendo esclavos de revendedores como GameStop y de molestos discos de juegos". La culpa de esto es de Sony y de Microsoft, al no saber cómo evolucionar sin perjudicar al consumidor. Además, sobre GameStop, ¿acaso no era esta empresa una de las pocas opciones para revender juegos en Xbox One hasta hace algunos días? Repito, esto es un negocio, y ese es el principal interés y preocupación de las empresas.

Enemigos silenciosos: PS4 y Xbox One no son todo en la nueva generación

Aunque durante esta E3 2013 las plataformas que protagonizaron el evento fueron, sin lugar a dudas, PlayStation 4 y Xbox One, estas no son las únicas consolas de la llamada nueva generación. De hecho, existen dos enemigos silenciosos que están allí latentes y que podemos esperar actúen más pronto que tarde, en vísperas de los lanzamientos de las nuevas plataformas de Sony y Microsoft.

Nintendo Wii U

En primer lugar nos encontramos con una Nintendo que hasta la fecha se ha mantenido en segundo plano, opacada por completo por los dos titanes con los que compite. Sí, en muchas ocasiones me he mostrado muy crítico ante la casa de Mario Bros, y quizás severo (bueno, seguramente lo he sido) pero de algo estoy muy seguro, Nintendo aún tiene muchas cartas bajo la manga, jugadas que no ha mostrado sencillamente porque no se ha visto en necesidad, y aunque Wii U no es equiparable a Ps4 o Xbox One en potencial, Nintendo puede ofrecer muchísimo en otros aspectos.

wii u nintendo y su caida 2

Para entender la situación de Wii U debemos recordar un poco a los meses previos al lanzamiento de la misma, donde los third-parties (desarrolladores de juegos ajenos a la empresa) aseguraban darle su apoyo a la nueva consola de Nintendo y ofrecían villas y castillos para esta que, finalmente, son promesas que nunca cumplieron y dudo que veamos cumplir. Esto un negocio, como ya lo dije antes, y si Wii U no cumple las expectativas que tienen esas empresas, no arriesgarán en ella. Así lo ha dado a entender EA, por ejemplo.

Sin embargo, la semana pasada Nintendo realizó una serie de anuncios bastante agresivos como pocas veces hemos visto. Shigeru Miyamoto tomaba responsabilidad de la situación de Wii U y aseguraba tienen grandes planes para salir de esta, entre los cuales está lo que los más fanáticos de la compañía esperan ver: Nintendo atacará con todo su arsenal pesado, una noticia que me fascina y llena de emoción.

Durante la E3 vimos nacer un nuevo Super Smash Bros y un nuevo Mario Kart, parte de dos de las sagas más exitosas de la empresa. Además, Eiji Aonuma, director creativo de la saga The Legend of Zelda, asegura que el próximo título de esta franquicia llegará por todo lo alto, incluso comparándolo con The Elder Scrolls V: Skyrim.

El futuro de Nintendo luce realmente prometedor en papel, ya que Wii U pronto comenzará su mejor etapa, llena de grandes lanzamientos, nuevas IP (títulos nuevos) y el regreso por todo lo alto de sus sagas más exitosas. No será sino hasta entonces cuando veamos a Wii U realmente competir entre las consolas de nueva generación.

Steam y el elemento sorpresa

guerra de consolas steam

Soy de los que apuestan ciegamente por Steam y predicen que en un futuro no muy lejano veremos a la empresa de Gabe Newell querer apoderarse de nuestro salón, así como se ha apoderado de nuestro PC para gaming. Más allá de Steam quiero generalizar un poco al mencionar que, esta vez más que nunca, el PC compite indirectamente con las consolas, casi al mismo nivel, pero nuevamente el PC ofreciendo mucho más que hasta el día de hoy no hemos visto en ninguna otra plataforma.

Con la llegada del modo Big Picture a Steam, que permite usar cualquier televisor y un mando de control para jugar, hemos visto nacer nuevas posibilidades para la plataforma. Además, en el CES 2013 vimos el primer prototipo de híbrido PC-consola funcionando a base de Steam. Si a eso sumamos los rumores de que pronto podremos prestar nuestros juegos de Steam, la idea de una SteamBox oficial de Valve no deja de sonar cada vez con más fuerzas. Una plataforma que uniría lo mejor de dos mundos: jugar en el salón y prestar nuestros juegos en formato digital, con MODs, parches de usuario, actualizaciones y la enorme comunidad del gaming en PC. Steam es el enemigo silencioso en esta nueva generación, que no me queda duda de que se prepara para atacar, más pronto que tarde.

bfield 4

Así, vemos llegar la verdadera guerra de consolas, donde una se enfoca más en los juegos que en los servicios, y la otra amplía poco a poco su apuesta por los juegos mientras incorpora un catálogo de posibilidades enfocadas a convertirla en el centro multimedia perfecto.

Xbox One nos ofrece un sistema de captación de movimientos únicos, nuevas franquicias de juegos y la integración de la consola por completo como centro de entretenimiento. PlayStation 4 ofrece ser lo que los jugones más puristas y extremos buscan, con un enorme catálogo de títulos, el mayor potencial como consola y mucho apoyo a los juegos indies. Wii U se enfoca en un sistema de mando innovador con posibilidades muy curiosas, apuesta por nuestro corazón gamer nostálgico y en las franquicias que han hecho a la compañía lo grande que es. Steam, por su parte, promete ser el factor sorpresa que tarde o temprano veremos debutar, enamorando no solo a "PCeros" como siempre, sino también a los amantes de las consolas.

¿Quién ganará esta guerra de nuevas consolas? El año 2014 luce de lo más emocionante para los que somos amantes de los videojuegos.