Dos décadas después de aparecer por primera vez en las pantallas de todo el mundo, el tiranosaurio de Jurassic Park todavía es uno de los mejores ejemplos de efectos especiales 'clásicos' (es decir, no recreado completamente por ordenador) de la historia del cine. Ahora, la compañía encargada de su desarrollo, Stan Winston Studio, ha publicado varios vídeos en los que muestra cómo fue el proceso de creación de la maqueta utilizada en la película.

Lo primero, como en todos los casos, fue crear diseños previos y una reproducción en miniatura sobre la que trabajar. Según explica Richard Landon, jefe de diseño del proyecto, equivalen a los modelos a escala que se utilizan en arquitectura. En su equipo también participaron el ingeniero mecánico Tim Nordella (que provenía de la industria de los parques temáticos), el diseñador mecánico Evan Brainard o el mecánico Briann Namanny, entre otros.

Sin embargo, el diseño original del tiranosaurio de Jurassic Park es de Bob Kerr, de Disney. Kerr quería que se manejase como si se tratara de una marioneta de bunraku, el teatro de títeres japonés. No obstante, el equipo creía que era imposible conseguir la velocidad de movimiento que deseaban de esta forma, que resultaba poco práctica. El problema es que los motores eléctricos de la época (la película se estrenó en 1993) tampoco eran capaces de alcanzar esa velocidad. Así que la solución fue recurrir a motores hidráulicos.

Así se hizo el tiranosaurio de Jurassic Park
Una vez que se finalizó el proyecto, algunas de las válvulas utilizadas llegaban a enviar hasta 227 litros de fluido por minuto para mover las piezas del dinosaurio, que alcanzaba una altura superior a los 7 metros cuando alzaba su cabeza mecánica. Pero para llegar a este punto hubo que recorrer un largo camino.

Un componente muy importante era la base, utilizada en las escenas en las que no se ven las piernas de la criatura (éstas, por cierto, podían mover la pantorrilla, las rodillas, los tobillos, la cadera e, incluso, los dedos de los pies). Esta base fue desarrollada por una empresa externa, pero los ingenieros de SWS desarrollaron un método de control diferente que consistía en una reproducción a escala de la propia plataforma. De este modo, podían recrear con total precisión los movimientos deseados.

Las entrañas del tiranosaurio de Jurassic Park son de acero (también se utilizó hormigón para dar más peso a la base). El motivo es sencillo. Tras barajar diversas opciones (acero, aluminio, fibra de vidrio...) preguntaron al soldador qué ocurriría si se rompiese durante el rodaje. La respuesta de Armando González hizo que no tuviesen ningún tipo de duda y se decantasen por el acero: "si estuviese hecho de aluminio, sería un auténtico coñazo, pero si fuese de acero podría subir y soldarlo". En opinión de Landon, nunca se ha hecho nada igual.

No creo que se haya intentado algo, antes o después, que sea tan ambicioso como este primer prototipo contruido para el T-Rex. Incluso sin la piel lo puedes ver mirando, puedes saber exactamente qué está haciendo, en qué está pensando.

Pero esto sólo era un esqueleto. Ya era capaz de moverse de forma aterradora, pero, obviamente, no podía ser utilizado en la película. Faltaba darle vida. Y para ello se emplearon técnicas con centenares de años de antigüedad, pues ya eran utilizadas por escultores de cobre, entre otros.

Así, en primer lugar se hizo un cuerpo de madera que se colocó sobre una base de metal (una diferente a la mecánica, claro). Esta estructura fue recubierta con malla metálica y fibra de vidrio, sobre la que se colocó la arcilla en la que se esculpió el dinosaurio. Este proceso duró 16 semanas (sin contar los modelos previos, fabricados a menor escala) y se hizo por partes. Es decir, cada artista se encargó de un sector del cuerpo de la criatura. No obstante, consiguieron un aspecto uniforme.

Finalmente, se usó este modelo para crear la piel del tiranosaurio, que se acopló al sistema mecánico que permitía su movimiento. Recurrir a esta técnica supuso un reto de diseño e innovación, pero también hizo que la película haya resistido el paso de los años sin problema, algo que no ocurre siempre con los efectos especiales generados por ordenador.