La bacteria Listeria Monocytogenes, responsable de matar a más de 750 personas al año en Estados Unidos, podría ser eliminada ágilmente y a un bajo costo gracias el desarrollo de una serie de biosensores microscópicos, creados a través de un método basado en el uso de nanotecnología, revela un estudio publicado en la revista especializada de investigación Industrial Biotechonology.

Este microorganismo, encontrado comúnmente en la comida, provoca una enfermedad llamada Listeriosis en el ser humano al consumir alimentos infectados y puede llegar a ser mortal. El diagnóstico y detección de esta bacteria hasta la fecha representa un proceso caro y tardado, sin embargo, esta nueva propuesta de biosensores, baja en costo y de efecto casi inmediato, podría representar un avance significativo en la cura de esta infección, que afecta a más de dos mil quinientas personas al año.

Vivian C.H. Wu, investigadora adscrita a la Universidad de Maine, fue la encargada de liderar el proyecto titulado Gold Nanoparticle-Modified Carbon Electrode Biosensor for the Detection of Listeria monocytogenes, con el apoyo de un equipo conformado por científicos de la Universidad Nacional de Chio Tung y la compañía del ramo médico Apex Biotechnology Corp. en Taiwán, para lograr la producción de un biosensor microscópico altamente específico, cuyo diseño y funcionamiento se encuentra basado en el comportamiento de un anticuerpo, que reacciona a la presencia de la bacteria y la ataca hasta erradicarla; la genialidad adicional de todo ello, es que de acuerdo con los resultados obtenidos, el costo para el desarrollo comercial de esta herramienta sería extraordinariamente bajo.

El objetivo del proyecto se centró en desarrollar un sensor especial, el cual opera mediante la operación de tiras de electrodos de carbono modificadas con nanopartículas y anticuerpos reactivos a la Listeria Monocytogenes. De manera tal que tras las pruebas y estudios de la evolución de los sujetos de prueba, los resultados demostraron que la aplicación de estos electrodos, que en normalmente se utilizan para el monitoreo de pacientes diabéticos, fueron altamente efectivos y rápidos en su reacción, con un costo accesible en razón de que la tecnología de las tiras ya se encuentra desarrollada, siendo necesario sólo integrar los elementos del biosensor.

“La ciencia a niveles de nanoescala sigue jugando un papel importante en el desarrollo de innovaciones biotecnológicas, generando un amplio espectro de dispositivos y productos que se ocupan de cubrir muchas necesidades sociales urgentes”, señala el Doctor Larry Walker, Co editor en jefe de Industrial Biotechnology y profesor del ramo en la Universidad de Cornell en Nueva York.

Ayer abordamos la postura radical de una organización ecoterrorista que declaraba la guerra, con acciones hostiles de por medio, a cualquier investigación y avance en el ramo de la nanotecnología. Pero aplicaciones como esta contribuyen al debate sobre sí esta clase de avances son irrebatiblemente benéficos para la humanidad.