En más de una ocasión hemos dedicado algunos minutos a hablar de la historia de la tecnología y, dentro de esta apasionante temática, nos hemos parado en las primeras grandes computadoras, como el ENIAC, o las primeros mainframes que entraron en las empresas, como el IBM 701 o el IBM 650. Estas grandes computadoras comenzaron a revolucionar las empresas y universidades de medio mundo durante los años 60 aunque, en muchos casos, de estos modelos no se conservarían muchas unidades funcionales si no fuese por el esfuerzo de museos y algunos entusiastas de la computación que dedican un buen número de horas a restaurar estas computadoras de leyenda. En Reino Unido, dos veteranos ingenieros han dedicado 9 años a volver a poner en marcha uno de los pocos ejemplos de computadoras made in UK que quedaban aún en pie: el mainframe ICT 1301 también conocido como Flossie.

Flossie es uno de los computadores más antiguos que se conservan en Reino Unido, una máquina fabricada en el año 1962 que tuvo como destino la Universidad de Londres cuando ésta la adquirió en una subasta en la que pagó 250.000 libras esterlinas de la época, es decir, unos 4,2 millones de libras actuales (unos 5 millones de euros). Hoy en día, una computadora como Flossie, desde el punto de vista de funcionalidades, nos podrían parecer muy escasas comparadas con cualquier dispositivo que tengamos a mano pero, hace 50 años, sus 2 KB de memoria y su procesamiento a 1 MHz eran todo un hito tecnológico formado por más de 16.000 transistores que daban forma a 4.000 puertas lógicas que procesaban los datos de 100.000 tarjetas perforadas (que almacenaban el equivalente a un tercio de capacidad de cualquier CD que usemos hoy en día consumiendo 13 KW de potencia).

El computador, que ocupa prácticamente un granero porque tiene unos 6 metros de envergadura, ha sido restaurado por dos veteranos ingenieros, Roger Holmes (un voluntario de la Sociedad para la Conservación de los Computadores) y Rod Brown (un ingeniero que participó en la construcción de esta serie de computadores a principios de los años 60). El reto no fue nada fácil porque tras adquirir, por unas 200 libras, la máquina se la encontraron en muy mal estado y sin que ésta tuviese visos de funcionar (según los restauradores tenía alrededor de 1.000 averías y desperfectos). Sin embargo, 2.500 horas de arduo trabajo han hecho posible que esta computadora made in UK vuelva a funcionar para que pueda ser visitada por los entusiastas del mundo de la computación y la historia de la tecnología.

Es una bestia enorme. Me gustaría que su próximo destino fuese un lugar en el que la conservasen para que siguiese funcionando. [...] Si la guardan tras una urna, la gente no podrá experimentar cómo funcionaban las computadoras en los años 60. [...] Hemos recibido ofertas de mucha gente y hemos hablado con algunas asociaciones y organizaciones, incluso nos hemos puesto en contacto con el museo de Bletchley Park por su pudieran albergarla dentro de sus instalaciones

Restauradores computadora UK (7)

Para el público general, esta computadora es un modelo bastante singular porque, además de haber formado parte de la Universidad de Londres (y haberse encargado de procesar las notas de los exámenes), es conocida porque otras unidades han participado "como atrezzo" en una película de la saga Bond (The Man with de Golden Gun), en la película The Italian Job (la original con Michael Caine) y en algún que otro capítulo de Doctor Who.

Un proyecto muy bello que, ojalá, pueda exponerse en algún museo para poder disfrutarlo.

Imágenes: Daily Mail y ICT 1301