Aleph Jiménez se encuentra desaparecido. El vocero de #YoSoy132 en Ensenada, Baja California, no ha dado señales de vida desde el 20 de septiembre. Jiménez fue uno de los detenidos por una protesta pública contra el fraude electoral la noche del 15 de septiembre. Dos días después, fue liberado y presentó una rueda de prensa contra el alcalde Enrique Pelayo. Desde hace cinco días no se tiene noticia de él: no ha acudido al trabajo, no ha respondido las llamadas ni ha avisado a nadie sobre su paradero. Una situación gravísima, sobre todo, si se considera la actual coyuntura en México.

Actualización (26/02 00:30 horas): Se ha confirmado la reaparición de Aleph Jiménez. El vocero está bajo resguardo y se encuentra en traslado hacia la Procuraduría General de la República para rendir su declaración. Aún no se conocen detalles de dónde o en qué condiciones estuvo durante los pasados cuatro días. - Pepe Flores

Para nadie es secreto que el movimiento #YoSoy132 es incómodo para el PRI, partido que abandera al hoy presidente electo Enrique Peña Nieto. Con más o menos peso popular, #YoSoy132 continúa siendo relevante en el escenario de la protesta mexicana. La ausencia de Jiménez desata las especulaciones. ¿Se trató de una desaparición forzada? De ser así, ¿quién está detrás?

Ante la situación, las organizaciones en defensa de los derechos humanos se han movilizado para hallar su paradero. Se sabe que el vocero era seguido y vigilado días antes de su desaparición. La padre de Aleph Jiménez ya ha denunciado ante los medios que sospecha que "algún tipo de autoridad" es quien tiene cautivo a su hijo. La familia incluso ha acudido ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que se tomen medidas cautelares.

Conforme pasan las horas, el caso va tomando más relevancia: ya se ha llamado a comparecer a los policías involucrados en su encarcelamiento la noche del 15, y el procurador de Derechos Humanos local ya toma cartas en el asunto. Algunos medios internacionales como el Chicago Tribune tocan las implicaciones de este suceso:

Si el caso Jiménez resulta ser otra cosa diferente a un secuestro político, podría dañar la legitimidad de Yo Soy 132, que mantiene un alto perfil pero está peleando por mantenerse relevante después de que el tribunal electoral federal rechazara en agosto los cargos de que Peña Nieto había ganado la elección mediante fraude.

Sin embargo, si se revela que la desaparición de Jiménez está motivada políticamente -o incluso, si se mantiene como un misterio- probablemente añada combustible a los miedos imperantes sobre el partido de Peña Nieto. Por mucho en el siglo pasado, el PRI gobernó México de una manera casi autoritaria, reprimiendo ocasionalmente la disidencia con violencia. Durante la elección, Peña Nieto dijo que su partido se había vuelto más respetuoso de las normas democráticas.

Aleph Jiménez es un oceanógrafo, maestro en ciencias por el Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE). Su desaparición (como la de cualquier individuo) es un incidente delicado; pero lo es más si tomamos en cuenta que pudo tratarse de una represalia gubernamental. Por lo pronto, #YoSoy132 ya ha llamado a sus asambleas a organizar manifestaciones para pedir acciones en el caso Jiménez. ¿Qué es lo que ocurrió con el vocero? No lo sabemos aún, pero de su eventual aparición (si es que se da) pende mucha de la credibilidad política del gobierno entrante.