Una de las líneas de investigación más apasionantes, bajo mi punto de vista, es la relativa al estudio del funcionamiento de nuestro cerebro y los trabajos que se realizan para luchar contra las enfermedades neurodegenerativas o para decodificar las señales eléctricas del cerebro y, por ejemplo, usar estas señales para controlar dispositivos como smartphones o incluso sillas de ruedas. Uno de los trabajos que se están desarrollando es el de trazar un mapa de nuestro cerebro, una tarea bastante compleja que, para llevarse a cabo, requiere el perfeccionamiento de técnicas de espectroscopia y, precisamente, en este sentido han estado trabajando en el Laboratorio Europeo de Espectroscopia No Lineal (LENS) donde han sido capaces de crear un impresionante vídeo con el que sumergirnos en el cerebro de un ratón.

La recreación, publicada en NewScientist y que, seguramente, a todos nos recuerde un poco a Matrix (por los destellos y el predominante color verde), nos muestra con un nivel de detalle hasta ahora nunca alcanzado, parte del cerebro de un ratón; un hito que ha conseguido el equipo del área de Biofísica y Biofotónica del LENS combinando dos técnicas de microscopía para eliminar la borrosidad que suelen aparecer en las imágenes cuando se intentan captar imágenes de muestras de tejido de gran tamaño.

¿Y cómo han podido generar un modelo 3D del cerebro de un ratón con tanto nivel de precisión? La técnica se apoya en el uso de un láser para "rebanar" (en imágenes) el cerebro, en este caso, del ratón (de la misma forma que un TAC es capaz se obtener imágenes por secciones pero usando rayos-X). Gracias a un complejo sistema de filtrado, el equipo es capaz de eliminar la luz residual y aislar la porción de tejido a observar y eliminar el fondo o cualquier efecto lateral, ofreciendo así una imagen nítida y clara que poder manipular u observar con todo nivel de detalle.

El modelo 3D que presentan, y que vale la pena ver, arranca con un recorrido desde el cerebelo del ratón donde, además, se pueden observar algunos destellos que representan las neuronas y la actividad eléctrica de éstas; posteriormente, la secuencia nos muestra algunas neuronas en la zona del hipocampo, el área que se encarga de las funciones relacionadas con la memoria.

Según el equipo, esta técnica permitirá a los investigadores estudiar, con mucha más profundidad, el cerebro de los ratones y, en humanos, observar el comportamiento del cerebro en pacientes con enfermedades como el autismo o ataques cerebro-vasculares aunque, para realizarlo, el sistema aún necesitará algunos ajustes.

👇 Más en Hipertextual