Muchos de los dispositivos que hoy podemos disfrutar son consecuencia del esfuerzo y la visión de un gran número de personas que, a través de la historia, han ido construyendo la base de nuestra tecnología. Hace unos meses dedicamos este rincón de historia de la tecnología al Intel 4004, el primer microprocesador de la historia, un producto desarrollado por una de las empresas tecnológicas más importantes, Intel, que fue fundada por dos visionarios (Robert Noyce y Gordon Moore) que formaron parte del grupo de los "8 traidores" que impulsaron el Silicon Valley cuando fundaron Fairchild Semiconductor. Hoy vamos a dedicar unos minutos a conocer a Robert Noyce, uno de los fundadores de Intel que era también conocido como "el Alcalde de Silicon Valley".

Robert Norton Noyce (12 de diciembre de 1927 – 3 de junio de 1990) nació en Burlington (Iowa) en el seno de una familia vinculada a la Iglesia congregacional (su padre era pastor) y desde que asistía a la escuela mostró gran interés en las ciencias, las matemáticas y la física (con poco más de 12 años construyó un pequeño aeroplano, una radio desde cero y un trineo motorizado). En su último año de secundaria, Robert Noyce se especializó en Física y optó por cursar dichos estudios en la Universidad (comenzando en el Grinnel College en 1945). En 1949, Noyce se graduó en Ciencias Físicas y Matemáticas en la Grinnel College, un lugar que marcaría un punto de inflexión en su carrera puesto que fue donde vio por primera vez un transistor y, a raíz de su estupenda relación con el profesor Grant O. Gale, decidió continuar sus estudios de doctorado en el MIT.

Tras finalizar sus estudios doctorado, su primer contacto con el mundo laboral fue en 1953 como investigador en la Philco Corporation en Filadelfia donde permanecería hasta 1956, momento en el que entraría en contacto con una de las figuras claves en el campo de la electrónica, William Shockley. Noyce se mudó a Mountain View (California), un enclave alrededor del cual crecería el Silicon Valley que hoy en día conocemos, y allí comenzó a trabajar junto a 11 jóvenes doctores a las órdenes de Shockley en el desarrollo de dispositivos semiconductores. Las desavenencias del equipo con su jefe llevaron a 8 de estos jóvenes a plantearse volar en solitario y estos 8, que se conocerían como los "8 traidores" emprenderían la aventura de fundar una de las primeras empresas dedicadas a la fabricación de dispositivos seminconductores: Fairchild Semiconductor.

Julius Blank, Victor Grinich, Jean Hoerni, Eugene Kleiner, Jay Last, Sheldon Roberts, Robert Noyce y Gordon Moore (que sería el responsable de enunciar la Ley de Moore) fundaron la compañía contando con un capital de 3.500 dólares y tras buscar financiación encontraron un socio que les permitió arrancar la compañía en octubre de 1957 y desarrollando el primer circuito integrado en 1958.

En 1968, Moore y Noyce decidieron abandonar Fairchild Semiconductor para afrontar un nuevo proyecto también vinculado al mundo de los semiconductores: Intel Corporation. Intel fue fundada el 18 de julio de 1968 como Integrated Electronics Corporation, un nombre que no fue la primera opción que barajaron y que, como estaba registrado por una cadena hotelera, tuvieron que comprar a los propietarios de la marca. De hecho, la primera opción fue "Moore Noyce" pero como sonaba mal pensaron en NM Electronics, un nombre que usaron durante un año antes de adoptar el de Intel.

Arthur Rock fue el presidente de la junta de Intel dado que fue el principal inversor de la misma y, según afirmó, se embarcó en el proyecto gracias a los tres pilares que lo sustentaban: Noyce, visionario nacido para inspirar, Moore, virtuoso de la tecnología, y Andrew Grove, el técnico reconvertido en científico de la gestión y que sería el primer empleado de la compañía.

Noyce era un visionario pero, para los ejecutivos de la época, no era considerado un buen gestor porque trataba con familiaridad a los empleados y valoraba el trabajo en equipo y la iniciativa de los empleados en detrimento de los privilegios de los ejecutivos (no era partidario de los coches de empresa, aparcamientos reservados, aviones privados, oficinas ostentosas, etc). Si bien estos factores sirvieron para que los proyectos de la compañía fueran un éxito y se ganase el favor de los empleados, Andrew Grove pensaba más en maximizar beneficios y en la productividad por lo que solían existir fricciones entre ambos directivos.

Siempre trabajó para promocionar la industria de los semiconductores de Estados Unidos, de hecho, durante sus últimos años en activo presidió un consorcio de 14 fabricantes y el gobierno de Estados Unidos para promover la industria americana frente a la japonesa.

Este atípico CEO recibió en 1987 la Medalla Nacional de Tecnología y el premio de la Academia Nacional de Ingeniería de Estados Unidos en 1989, la Medalla Stuart Ballantine del Instituto Franklin en 1966, la Medalla de Honor del IEEE en 1978, la Medalla Nacional de Ciencias en 1979 y, coincidiendo con su 84 cumpleaños, Google le dedicó un Doodle especial.

El 3 de junio de 1990, Noyce sufrió un ataque al corazón en su casa, falleciendo poco después en el Centro Médico de Seton de Texas a la edad de 62 años.

Se dice que cuando era pequeño jugó en una ocasión al tenis de mesa con su pare y Noyce le ganó. Su madre le dijo que su padre le había dejado ganar y, al escuchar eso, se enfadó y le contestó con una frase que puede resumir muy bien su vida y su legado:

¡Si vas a jugar, juega para ganar!

👇 Más en Hipertextual