Cuando el Apolo 11 llegó a la superficie de la Luna el 21 de julio de 1969 con Neil A. Armstrong, Edwin E. Aldrin Jr. y Michael Collins; la que fue la primera misión tripulada en llegar a la superficie de la Luna recogió muestras de rocas para su análisis en la Tierra (de las que algunas se han perdido por un mal inventario de la NASA). Entre las muestras encontradas en el llamado Mar de la Tranquilidad, se identificaron 3 minerales (Armalcolita, Piroxferrita y Tranquilitita) cuya presencia no había sido detectada en la Tierra. Los dos primeros se descubrieron años más tarde en la Tierra pero, después de casi 50 años pensando en que la Tranquilitita únicamente se encontraba en la Luna, científicos han hallado este mineral en el Oeste de Australia.

¿Minerales lunares en Australia? El hallazgo realizado por el equipo del paleontólogo Birger Rasmussen de la Universidad Curtin es fascinante porque han identificado seis yacimientos de este mineral en el oeste de Australia, aunque la cantidad encontrada no es demasiado grande puesto que las trazas del mineral tienen le ancho de un cabello humano y unas pocas micras de longitud (lo cual explica por qué no se había encontrado hasta ahora sumado a que es un mineral bastante frágil que se rompe con facilidad ante cambios climáticos).

¿Y qué es la Tranquilitita? La Tranquilitita es un mineral compuesto por hierro, oxígeno, silicio, zirconio, titanio y trazas de itrio y calcio cuyos cristales tienen forma hexagonal y, hasta ahora, tan solo se había encontrado en el Mar de la Tranquilidad en la Luna en unas muestras de rocas que databan, según las pruebas realizadas por la NASA, de hace 3.710 millones de años.

Lo más sorprendente de este hallazgo no es que exista Tranquilitita en la Tierra sino que la trazas encontradas tienen una antigüedad de 1.070 millones de años. La identificación del mineral, según comenta Rasmussen, vino tras estudiar durante bastante tiempo las muestras lunares y caracterizarlas mediante la aplicación de un chorro de electrones (que ofrece una caracterización única del mineral). Tras encontrar unos minerales «no identificados» en Australia, el equipo de Rasmussen aplicó esta técnica para identificar el mineral y el patrón resultante coincidía con el de la Tranquilitita, por tanto, el mineral no identificado era el mismo que el encontrado en la superficie de la Luna.

El hallazgo de la Tranquilitita no supone una revolución en el mundo de la industria puesto que su valor industrial o económico es muy escaso, sin embargo, puede servir de indicador de la antigüedad de las rocas en los que se encuentra y, así, ayudar a los científicos a estudiar la superficie de nuestro planeta.

Imagen: NASA

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.