Cuando el año pasado saltó la noticia de que se estaba preparando un reboot de la película de Buffy The Vampire Slayer muchas fueron las voces que se levantaron en contra de semejante idea. Incluso el creador de la Cazadora, Joss Whedon, mostraba su descontento:

No me apasiona la idea de que mi creación esté en otras manos, pero también soy consciente de que muchas otras personas aparte de mi convirtieron la serie en lo que hoy es

Cierto que la película de 1992 es un producto olvidable y de calidad ínfima pero de ahí surgió la semilla de la que nacería una gran serie de televisión. Una serie que marcó a toda una generación; que tuvo su propio spin-off Angel y que ha seguido, tras acabar su periplo televisivo, en un nuevo formato, el cómic.

La idea del reboot me parecía muy peregrina sobre todo sabiendo que ni Whedon, ni Sarah Michelle Gellar, ni David Boreanaz estarían involucrados en el proyecto. Es más nadie del reparto original de la serie estaría en la nueva película. La serie está demasiado reciente y cuesta imaginar a nadie más interpretando a Buffy o cualquier miembro de la Scooby.

Whit Anderson fue la persona elegida para guionizar el reboot y parece que su trabajo ha sido enviado directamente a la basura, así pues, la película no se llevará a cabo (al menos de momento). El guión presentado estaba por debajo de las expectativas de los productores, una fuente cercana al proyecto lo confirmó diciendo que:

Muy por debajo de las expectativas y, al final, fue rechazado de plano. Si vamos a traerla de vuelta, hay que hacerlo bienAnderson llegó con muy buenas ideas y había re-inventado algunas de las tradiciones y era bastante bueno, pero al final no fue suficiente.

Parece que los productores están buscando a nuevos guionistas pero puede que se estén dando cuenta de lo difícil que es hacer una historia como la de Buffy ya que tiene una mitología amplísima que Whedon desarrolló en la serie, en partes del spin-off y en el cómic. Además las críticas por parte de los seguidores de la serie, a priori la base de personas que iría al cine a ver el reboot, son muy duras y pocos parecen tener ganas de ver las nuevas andanzas de Buffy en la gran pantalla.

👇 Más en Hipertextual