Siri, despiértame mañana a las 8am

Hacer la reseña del iPhone 4S es la más difícil y más fácil que he escrito sobre un dispositivo de Apple. La línea que hay arriba es real, es lo que algunos días le digo al teléfono antes de dormir para cambiar o activar la alarma. Es la primera vez que puedo hablar con naturalidad a un dispositivo tecnológico. No hay que memorizar una serie de palabras claves que desencadenan una acción por medio del reconocimiento por voz y eso cambia el juego por completo. Y debido a gran parte del funcionamiento de Siri es "en la nube", no hace falta actualizar el software para mejorar el reconocimiento de lenguaje natural.

Siri es probablemente el elemento más importante del iPhone 4S que no se puede usar en España o Latinoamérica (aún) porque sólo funciona en inglés, francés y alemán. Apple asegura que estará disponible en nuestro idioma, por lo que será relativamente difícil entender la importancia de este componente para quienes lean la reseña, a menos que alguno de los idiomas mencionados anteriormente sea uno de sus "lenguajes naturales".

Pero por otro lado Apple tiene la difícil tarea de superar lo que yo considero es el smartphone definitivo, el iPhone 4. Por lo tanto esto es una reseña de un usuario fanático de un terminal que uso durante más de un año, que cuando se anunció el sucesor, no se encontró tan desesperado por hacer el cambio (a diferencia del paso del 3GS al 4) porque aquello que tenía en la mano le resultaba sumamente bueno.

Más y mejor

Unas horas más tarde, queda claro: el iPhone 4S es todo aquello que Tim Cook y Apple mencionaron durante la presentación del dispositivo, es una versión mejorada de aquello que claramente ya funcionaba. Mejor cámara, gráficos más veloces, mejoras en las antenas, y la capacidad de funcionar en todos los tipos de redes celulares que se usan en el mundo, sea GSM o CDMA.

¿Notan que me refiero a los gráficos acelerados pero no menciono en ningún momento si hay (o no) más memoria RAM, o el modelo del procesador del teléfono, si tiene más "puertos de expansión" o su memoria interna? No lo hago porque es prácticamente irrelevante. Los dispositivos post-PC no juegan el juego de las especificaciones técnicas, por mucho que algunos insistan en hacerlo.

Lo que sí considero importante es la velocidad de los gráficos porque son responsables de hacernos sentir que la interfaz gráfica táctil es natural y responde exactamente a la misma velocidad en que se desplazan nuestros dedos sobre la pantalla sin que el movimiento se vea "entrecortado" y con falta de "suavidad". La naturalidad en los movimientos es fundamental en una interfaz gráfica basada en pantallas multitáctiles y para ello, lo que hace falta es mucho poder de procesamiento gráfico.

Aunque yo, realmente, no sufrí nunca el problema de las antenas del iPhone 4 salvo cuando estuve unas semanas en New York a finales de 2010 (siempre consideré que el problema tiene más relación con AT&T que tiene una calidad de servicio malísima) el iPhone 4S tiene dos antenas que cambia entre una y otra dependiendo de las condiciones.

Y la cámara, sí, esa impresionante cámara que merece un apartado propio.

La cámara

Foto tomada con el iPhone 4S en Callao (Madrid)

A mi me gusta muchísimo la fotografía, desde hace años que documento mis alrededores y a veces publico una que otra foto, pero desde que tengo un iPhone esa actividad ha incrementado sobre todo en una de mis redes sociales favoritas, Instagram. Apple se ha esforzado en equipar el teléfono con lo que considero es la mejor cámara que se puede obtener en un teléfono móvil y que igual (o supera) a casi cualquier point & shoot que se puede adquirir estos días.

No se trata realmente de los megapixeles, sino de la apertura del lente en un tamaño tan pequeño, f/2,4, por lo que entra más luz, las fotos se ven mejor y por medio de un filtro infrarojo que claramente mejora la percepción del color por parte del procesador de imagen e inclusive un poco más de profundidad. Graba videos a 1080p, es decir, Full HD y tiene un estabilizador de imagen que también deja en el suelo a algunas cámaras de video que se pueden encontrar estos días en el mercado.

Pero la cámara por si misma no es lo que la hace tan especial, es la combinación de estar dentro de un teléfono que tiene GPS, que es pequeño, que tienen un sistema operativo poderoso que permite usar aplicaciones como Camera+, ponerle tags, agregar información de geolocalización y subirlas en unos cuantos segundos a Twitter, Facebook, Flickr, Instagram o cualquier otra red social de tu elección.

Alguien inclusive se atrevió a hacer la comparación entre el iPhone 4S y una Canon 5D Mark II en terminos de video, con resultados bastante sorprendentes:

Unas cuantas fotos más tomadas con el iPhone 4S.

Siri

La mejor forma de entender a Siri es como una segunda interfaz con la cual puedes interactuar con el dispositivo. Es el equivalente al GUI pero con audio. Pero a diferencia algo que puedes ver, los límites de Siri no son claros. Si le sumamos el hecho que gran parte de su funcionalidad está en la nube (y por lo tanto se pueden agregar funciones, acciones, respuestas, e inteligencia sin necesidad de actualizar todo el sistema operativo) esas fronteras de lo que se puede y no se puede hacer son aún menos claras.

Siri tiene otro elemento diferenciador fundamental que carece cualquier otra interfaz de comandos por voz: contexto el cual obtiene de forma automática por medio de todos los datos que puede obtener de ti, de tu círculo social y de la información disponible en algunos servicios como Wolfram Alpha. También los obtiene de forma manual a partir de las cosas que vas diciendo, tal y como se lleva una conversación con otras personas.

El tercer elemento diferenciador de Siri es el lenguaje natural, eso significa que no hace falta aprender una serie de "palabras clave" para que el teléfono entienda qué intentas deecirle, sino que puedes hablarle como pedirías cosas a otra persona y Siri, sorprendentemente, entiende.

De tal forma que si le preguntas a Siri cómo tienes el calendario mañana, mirará las citas pendientes y te dará un resumen, si le pides restaurantes de algún tipo en particular, mirará tu posición en GPS y buscará lugares para comer cerca. Si pides que te configure una alarma pero acto seguido dices que te la cambie a otro momento lo hará, porque mantiene el contexto de la conversación.

Como decía antes, los límites de qué se puede hacer y qué no se puede hacer no son nada claros y a veces sospecho que estos van modificándose con el tiempo a medida que Apple afina la herramienta y el comportamiento de esta. Ahora mismo hay Tumblrs dedicados a las respuestas graciosas y curiosas que se obtienen de Siri y es justamente lo que lo hace tan atractivo y tan fascinante, el elemento sorpresa con el que te encuentras varias veces por semana si decides usar la herramienta de manera contínua.

Todavía hay mucho camino por recorrer para que Siri se vuelva un aspecto infaltable en un dispositivo móvil, de hecho Apple lo marca con una etiqueta de "Beta", no solo el soporte de más idiomas (siendo español uno de ellos) pero también, como cualquier otra interfaz, poder interactuar con aplicaciones de terceros. Si le digo a Siri que quiero escuchar una canción solo busca en la música que haya copiado al teléfono pero si no la tengo, me gustaría que me pregunte si quiero buscarla en Spotify, cosa que ahora mismo no pasa.

Otro gran problema con Siri (y cualquier otro sistema de comandos por voz) es que si hay ruido, es difícil hacerle saber lo que quieres. Un sistema de reconocimiento de voz (que sepa que solo yo puedo hablarle) solucionaría en gran parte el problema.

Un API en condiciones, más idiomas y reconocimiento de voz haría imprescindible a Siri.

La batería

La batería por el momento parece ser el único problema que le encuentro al iPhone 4S, pero ha sido el mismo problema que le encontré a todos y cada uno de las generaciones de iPhones que se han producido. Me encantaría que Apple dedique más tiempo de investigación e innovación en este aspecto de la misma forma en que lo ha hecho con sus portátiles (mi MacBook Air tiene una batería que realmente dura siete horas, lo cual es bastante considerando que hace menos de 5 años lo normal eran una o dos).

Entiendo que dependo demasiado del iPhone, que tengo cuentas configuradas con protocolo Exchange que consumen bastante batería, que tengo notificaciones push para más de 100 aplicaciones, que tengo el teléfono en la mano 15 horas al día, pero justamente es para eso y los smartphones le hacen falta aguantar todo esa "tortura" de uso para ser aún más confiables de lo que lo son hoy.

Sí, hubo un problema de batería con el lanzamiento del teléfono pero todo indica que tiene más relación con un fallo en el firmware del iOS 5.0 que ha sido corregido, al menos en parte con el iOS 5.0.1, pero también es cierto que estaba teniendo más tiempo de batería en modo espera (standby) con el iPhone 4. Ángel Jimenez tiene un artículo bastante didáctico al respecto.

Conclusiones

9/10

Mejorar las cosas que se consideran cerca de la perfección son difíciles, aún para quienes la fabricaron. Es como Pink Floyd trabajando en el siguiente álbum después de lanzar The Dark Side of the Moon y consagrarse como uno de los productos musicales más importantes de nuestra historia.

El iPhone 4S mejora en todos los lugares donde se pueden mejorar, corrige todos los detalles posibles y vuelve a poner el producto de la empresa en el lugar número uno para mantenerse (en mi opinión) como el mejor smartphone disponible actualmente en el mercado.

Sigo extrañando una mejor batería y esperemos que Apple trabaje por optimizar a nivel software lo más posible y tener el mismo tiempo de vida que teníamos con la combinación de iPhone 4 y iOS 4. Es mi única gran crítica.

Entonces, ¿Es el iPhone 4S el Wish You Were Here de Apple? Yo creo que sí.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.