cyborg_bug

En esta época en la que los ejércitos utilizan aviones no tripulados y satélites espía para observar lo que hacen sus enemigos, estos objetos de gran tamaño no pasan desapercibidos y pueden ser detectados, por tanto, muchas son las investigaciones que buscan otros sistemas de observación que pasen desapercibidos y sean mucho más eficaces. Aunque suene a ciencia-ficción, parece que una de las líneas de investigación tiene puesto el foco en los insectos como pequeños espías robot que podrían pasar totalmente desapercibidos, de hecho, parece que DARPA también está financiando una investigación similar en la que se estaría trabajando en la colocación de sensores autónomos sobre insectos reales.

Aunque la investigación está aún en una fase muy primaria, el equipo de investigación de la Universidad de Michigan está trabajando en el desarrollo de un sistema capaz de generar energía eléctrica a partir del movimiento del insecto y, posteriormente, utilizar dicha energía para alimentar una serie de sistemas y sensores instalados sobre el propio insecto, de manera que éstos funcionen de manera autónoma y sin necesidad de instalar una batería que proporcione la alimentación a los sistemas.

¿Energía eléctrica generada a partir del movimiento del insecto? Suena un poco raro pero la idea es la de transformar la energía mecánica en energía eléctrica mediante la utilización de materiales piezoeléctricos que, precisamente, son aquellos que generan electricidad cuando son sometidos a una fuerza mecánica (por ejemplo, una deformación del material). De hecho, eso es lo que han estado implementando los miembros del equipo de investigación de Khalil Najafi en la Universidad de Michigan puesto que han utilizado un material piezoeléctrico para generar electricidad a partir del movimiento de un escarabajo y con la que se puedan alimentar otros sistemas:

A través de la energía recolectada, podríamos ser capaces de alimentar cámaras, micrófonos o cualquier otro tipo de sensores o sistemas de comunicación que permitirían que el insecto pudiese transportar en una especie de mochila todo un sistema de comunicaciones. Podríamos enviar a estos insectos equipados a ambientes hostiles a los que no podríamos enviar a seres humanos.

Aunque la idea no es mala tiene un trasfondo algo más oscuro puesto que el proyecto está financiado por la línea de sistemas electromecánicos de DARPA que, precisamente, tiene como objetivo el desarrollo de insectos robots con fines militares. Por ahora, en las pruebas realizadas, a los escarabajos se les colocó un generador por cada ala y se llegaron a producir más de 45 microvatios de potencia, sin embargo, los investigadores quieren conectar los generdores directamente en los músculos del insecto para aumentar la producción de electricidad.

Y aunque pueda parecer ciencia ficción, el desarrollo de sistemas para el control de insectos y la implantación de sistemas sobre éstos es algo en lo que se trabaja desde hace tiempo. Al final, parece que no estamos tan lejos de las abejas robóticas que salían en Expediente X.