Dos de agosto de 2011. Pleno periodo vacacional en España. Madrid se despierta relativamente tranquila como es habitual en esta época del año, menos en una de las localizaciones más emblemáticas de la ciudad, la Puerta del Sol. Allí un importante número de agentes de la Policía Nacional barre, sin violencia ni números de identificación, el puesto informativo creado por el movimiento 15M tras levantarse la #acampadasol y con ello aviva la poderosa llama de la indignación, esa que lleva prendida mucho tiempo y empezó a brillar especialmente después de las movilizaciones ciudadanas del 15 de Mayo.

En respuesta a los acontecimientos el movimiento convoca para las 20:00 un paseo protesta hasta Sol vía diferentes canales de la red con Twitter y el hashtag #nopararemos a la cabeza; y a las autoridades del Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio del Interior no se les ocurre mejor cosa que contestar blindando el espacio público que nos ocupa (incluida la estación de metro y cercanías). Estúpido error que dejó claro otra vez lo alejada que está la política oficial de la ciudadanía y provocó un efecto llamada que congregó a miles de ciudadanos los cuales siguieron la línea marcada por las propias mismas que pretendían disimularlos ante la inminente visita del Papa santo de Roma al imposibilitar el acceso a la Plaza del Sol: extender la protesta por todo el centro de la capital.

Sobre las 20:30 una marabunta de indignados (5.000 según El País) arrancó desde la Plaza de Callao dirección Gran Vía haciendo checking en Cibeles, el Paseo del Prado y Atocha y de ahí vuelta a Sol pasando por la Plaza Jacinto Benavente al grito de “Si no es Sol será otra plaza”. Efectivamente fue porque la Puerta del Sol continuaba tomada por lo que en Internet se ha bautizado como la #acampadapoli. Concretamente el 15M eligió la Plaza Mayor donde se puso fin a la jornada con una multitudinaria asamblea popular que giró sobre dos puntos: valorar lo ocurrido y qué medidas tomar ante el desalojo del punto de información del movimiento en Sol (según parece se consensuó volver hoy a intentar tomar la plaza pero no está claro. Desde @acampandasol comentan que “Luego os contamos los planes para hoy”).

¿Los políticos ya han movido ficha? Sí, y otras vez para el lado incorrecto; mantienen cerrada la Puerta del Sol a cal y canto y rematando la jugada hace unas horas la Policía Municipal ha desalojado a la veintena de indignados que decidieron quedarse acampados en la Plaza Mayor al finalizar la asamblea popular.

Así transcurrieron los hechos en el que sin duda fue otro día muy importante para el 15M al dejar claro otra vez que el movimiento ciudadano no se puede parar a golpe de policía. No, las reglas del juego han cambiado y cada vez son más los que demandan una democracia viva donde todo el mundo que lo desee pueda intervenir los 365 días del año. Pero las anquilosadas instituciones política, con el apoyo interesado de los etéreos mercados, continúan sin estar por la labor de evolucionar y en vez de eso optan por proteger su estatus quo; hasta que eso no cambie tendremos 15M, en Sol, en la Plaza Mayor o en cualquier otro lugar. Seguramente esta tarde lo veremos.

Imagen: @Sylavin