Poco a poco, a la mayoría de los estudiantes nos toca volver de nuevo a las clases, al ajetreo del curso, a la rutina diaria y por suerte o por desgracia a tener que manejar diariamente gran cantidad de datos, to-dos, recordatorios y listas de trabajo pendientes. Para que todo ello se os haga lo más leve posible aquí va una pequeña recopilación de aplicaciones que yo uso para manejarme entre los quehaceres diarios. No están escogidas al azar, cada una intenta suplir o cubrir una necesidad concreta, algunas sirven para estar al tanto de todas las tareas y exámenes, otras por ejemplo para crear un repositorio compartido de apuntes control de administrador. Allá van:

iStudiez Pro: Antes de hablar de sus muchas bondades me toca resaltar su única gran pega, sólo está disponible para iOS (es binario universal, sirve en iPad y iPhone) y para Mac, es una auténtica lástima porque realmente es la aplicación sin duda más completa de todas las que he usado. Con un diseño exquisito, se nota que está pensada concienzudamente para cubrir todas las necesidades de un estudiante medio. Permite llevar control de fechas de exámenes, fechas límites de entrega, control de calificaciones, cálculo automático de la media... básicamente es una aplicación que salvo la sincronización de archivos y documentos à la Dropbox, por sí misma se basta para estar al tanto de todas las tareas y objetivos. Muy recomendable, cuesta $3 dólares la versión para iOS y $8 dólares (un poquito cara) la de OS X, hay sincronización en la nube entre ambas.

Wunderlist: Durante mucho tiempo usé Things, una aplicación que no deja de ser excelente y muy reconocida dentro del mundillo del GTD. Pero con el tiempo me acabé decantando por una opción mucho más sencilla, gratuita y con una sincronización automática en la nube fabulosa: Wunderlist. Wunderlist es una aplicación que me cautivó por su sencillez, básicamente deja un lado los apartados más clásicos del GTD (Hoy, Siguiente, Algún Día, Progamado...) y nos permite crear únicamente listas teniendo en cuenta que podemos usar la que viene por defecto, Inbox, para luego irlas arrastrando a la lista correspondiente. Lo mejor es que tiene versión para iOS, Android, Mac y Windows, en Linux es perfectamente emulable con wine. Ideal para los amantes de las simples listas de tareas pendientes sin complicarse demasiado la vida. Gratuita.

Google Calendar: Un clásico entre los clásicos, al igual que con Wunderlist a veces lo que queremos no es un complicado programa que se encargue de llevar un control milimétrico de nuestra actividad académica, que ya nos encargamos nosotros de apuntarlo en un Calendario a la manera más tradicional y verlo todo de un vistazo. Así que en lo que a calendarios se refiere, aún teniendo en cuenta muchísimas honrosas excepciones, que más bien son carne de otro post, no hay nada como Google Calendar. Con sincronización con multitud de dispositivos, una interfaz fabulosa, integración con Google Tasks, manejo sencillo de múltiples calendarios inclusive los compartidos y accesible prácticamente desde cualquier lugar de la red se lleva el honor de ser la mejor aplicación en su campo. Evidentemente, es gratuita. Su mayor potencial se lo encuentro en que puedes sincronizarlo con casi todo, Android por supuesto pero también Symbian y iOS.

Evernote: Lo sé, otro clásico, pero no puede faltar en cualquier recopilatorio de herramientas de productividad. Evernote es el santo grial de las aplicaciones multifunción con la que podemos captar ideas para un proyecto y apuntarlas rápidamente desde nuestro smartphone (funciona con iOS, Android, Windows Phone 7, BlackBerry, Honeycomb, en la Palm Pre y en la Pixi) y sincronizarla con la versión de escritorio que abarca también los tres principales sistemas operativos. Tiene algunas funcionalidades incluidas recientemente, como las notas colaborativas, que pueden ser de gran ayuda a la hora de realizar trabajos y proyectos, la organización y posterior filtrado por categorías, libreta e incluso geolocalización son características que a mí me han servido más de una vez durante el curso. Gratuita en todas sus versiones, aunque también hay la posibilidad de adquirir una cuenta premium que permite sincronizar más volumen de datos.

SugarSync: Vamos a terminar por hoy con una aplicación para mantener todos nuestros archivos perfecta y debidamente sincronizados en la nube. ¿Alguien se extrañó de que no pusiese Dropbox? Dropbox es el rey, que nadie dude lo contrario y aunque muy parecido a SugarSync lo prefiero en lo que a uso personal se refiere. Sin embargo cuanto toca administrar carpetas colaborativas con gran cantidad de usuarios, SugarSync tiene una funcionalidad estrella que considero esencial y de la que Dropbox carece: la administración de permisos de usuario. La idea de utilizar aplicaciones de este tipo en el ámbito académico se debe a que es muy útil (muy, muy útil, en serio) tener un repositorio desinteresado y colaborativo de apuntes, todos colaboran y todos se benefician, a lo largo del curso se va a acumulando una cantidad de material muy interesante. El gran problema es que si todos pueden modificar a libre albedrío los archivos (Dropbox), al final acaba habiendo líos. Con SugarSync cualquiera puede tener acceso pero sólo unos cuantos subir archivos. Pierde un poco el carácter colaborativo, pero a la larga, al menos en mi experiencia, es más práctico. Cuenta con aplicación de escritorio PC y Mac además de iOS, Android, Blackberry, Symbian y Windows Mobile. Gratuita.

¿Qué os han parecido? Aunque mañana habrá una segunda entrega, con el ánimo de concretar he puesto sólo las que yo uso personalmente y las que me parece más recomendables, pero no dudo que muchos de vosotros utilizaréis otras distintas o no os guste algunas de las que aquí aparecen, no dudéis en dejar vuestras recomendaciones en los comentarios.

👇 Más en Hipertextual