A pesar de la polémica desatada por el recorte de precio de la Nintendo 3DS, la jugada ha funcionado bastante bien para revivir las ventas de la consola portátil. Japón es el primer ejemplo, donde en sólo siete días --del 8 al 14 de agosto-- se han vendido 215 mil unidades. La cifra es bastante significativa si consideramos que en el mes de mayo, sólo 109 mil consolas fueron adquiridas en dicho país.

La pregunta es si este fenómeno se repetirá a nivel global. Primero, miremos con atención el caso japonés. Hay que entender que el mercado nipón es uno de los más fuertes de Nintendo, por lo que una buena recepción en el país no necesariamente augura que se repita en el resto del mundo. Además, hay que considerar que Japón adelantó la fecha del recorte de precio (pactada para el 12 de agosto), lo cual impulsó un poco más las ventas.

No obstante, el pronóstico es optimista. Nintendo decidió rebajar el costo de la portátil después de los magros resultados entregados en el último trimestre. Entre abril y junio de 2011, la 3DS vendió 710 mil unidades en todo el mundo, una cifra considerablemente menor a la proyección de la empresa. En total, desde su lanzamiento a finales de febrero y hasta julio de este año, se habían vendido 4.32 millones de consolas.

¿Funcionará la estrategia de recorte en el resto de los países? Por ahora, las altas ventas en Japón responden a la respuesta rápida de los switchers --compradores con intención de adquirir, pero indecisos por alguna razón--. Nintendo entendió rápidamente que el problema radicaba en la relación costo-beneficio al sistema en 3D. Los usuarios veían percibían demasiado riesgo de pérdida con su inversión. Al inicio, el fabricante japonés eligió evangelizar a los usuarios con las ventajas del 3D, pero su trabajo fue insuficiente. En su lugar, apelaron a reducir el costo para que la expectativa de pérdida fuera menor y más gente tomara el riesgo de compra.

Por lo pronto, han atinado en su primer examen, lo que da esperanzas para una recuperación paulatina en las ventas globales. Me parece que el precio ha sido una decisión arriesgada, pero en el fondo, puede dar resultados importantes como un gancho para atraer a los usuarios indecisos. El resto será trabajo del catálogo de juegos, con franquicias atractivas como Starfox, Super Mario, Mario Kart o The Legend of Zelda. Sin embargo, sabremos el verdadero potencial cuando miremos los números en Europa, un mercado que será un hueso más difícil de roer después de que Sony anunciara una PSP de bajo costo (99 euros), a llegar a las tiendas en otoño.