No llevamos ni una semana que la Warner anunció la película de la Justice League of America para 2013 y ya tenemos problemas. En sendas entrevistas, Christopher Nolan y Zack Snyder negaron que sus superhéroes vayan a encajar en el filme. Por el contrario, aducen que la productora elegirá su propio Batman y Superman, así que podemos ir tachando a Christian Bale y a Henry Cavil de nuestra lista.

Primero fue Nolan, quien afirmó que el Caballero de la Noche vive en su propio universo, desconectado de la continuidad. Por su parte, Zack Snyder declaró en la premiere británica de Sucker Punch que su versión de Superman no está contemplada para entrar en la JLA. A esta negativa habría aún que sumarle si Ryan Reynolds estaría dispuesto a repetir el papel como Hal Jordan.

Todo parece indicar que, contrario a la producción de Marvel, a Warner no le interesa llevar esta continuidad característica del cómic a la pantalla grande. Es una lástima, pero Marvel nos ha acostumbrado a ver guiños y referencias en sus diferentes cintas, lo que eleva la expectativa rumbo a The Avengers. A un año de estrenarse, nadie duda que será una de las películas con más audiencia en mucho tiempo.

Del otro lado, DC se porta un poco más pragmático, tratando de mantener sus franquicias a flote antes de intentar otra cosa. En ese sentido, me parece sensato pero decepcionante. Christopher Nolan ha hecho un trabajo fenomenal con Batman, y su involucramiento con Zack Snyder para el reboot de Superman nos ilusionan con una entrega interesante. Quizá no esté mal este camino de borrón y cuenta nueva para la JLA, pero admitámoslo: las comparaciones entre ambas versiones de los personajes --sobre todo, los dos grandes íconos de la DC-- serán inevitables.

Por cierto, las palabras textuales de Snyder: