Puede que a priori no encontréis especial relevancia en dicho titular, pero hay que ir un poco más allá para constatar el tejemaneje que esconde. Google ha camuflado sus interesas comerciales a través de las difusas explicaciones ofrecidas sobre la retirada del PSX4Droid, un emulador de Playstation que llevaba ocho meses en el Market sin amonestación alguna.

Resulta curioso que haya sido ahora, con la inminente comercialización del Xperia Play, cuando los señores de la plataforma hayan reparado en una violación de políticas. Más curioso aún que aplicaciones como SNesoid (SNES) o GameBoid (Game Boy) no incurran en los mismos "delitos", tratándose en esencia de programas similares.

No hay que ser muy listo para darse cuenta de que el acuerdo con Sony para la distribución de títulos Playstation en Android (vía Playstation Suite) tiene todo que ver. Un buen fajo de billetes estaría llevando a Google a fulminar cualquier alternativa para la emulación de estos juegos, presumiéndose FPSe (otro emulador de PSX) como la próxima app en echar el cierre.

Desde la óptica de Sony el movimiento cobra todo el sentido: si nuestro smartphone estrella tiene en la emulación Playstation su principal atractivo ¿cómo dejar entonces que todos los demás teléfonos puedan hacer lo mismo? máxime si ellos no sacan tajada por cada juego emulado.

Lo que reprochamos no es el interés comercial inherente a la supresión de PSX4Droid, sino que ésta desaparezca bajo irrisorias excusas de vulneración que, en caso de darse, deberían haberse detectado hace casi un año y hacerse extensibles no únicamente al susodicho, sino también a los muchos otros emuladores existentes en el Android Market.

Definitivamente no hay cosa que me moleste más que faltas de verdad como ésta: reconoced que retiráis una aplicación porque hay dinero entremedias, pero no camufléis vuestros actos para evitar ser enjuiciados socialmente. Y ésto va dirigido no sólo a Google, también al resto de compañías que aún tienen mucho que aprender en el campo de la ética corporativa.