Cada vez que se habla de empresarios del mundo de la tecnología que viven la vida cómo podría decirlo... con particular holgura, lindando en algunos puntos en la extravagancia, se menciona a grandes magnates como Bill Gates y Larry Ellison, conocido por su gusto por el mar. Larry Page parece compartir esta pasión.

El cofundador de Google no es conocido por ser una persona de vivir humilde, pero tampoco se lo tiene presente como un multimillonario excéntrico. Es más, completamente ligado a la imagen de Google (y todavía no manchado por las últimas prácticas de la empresa), suele ser visto simplemente como un nerd particularmente inteligente y con mucha suerte.

Pues bien, lo cierto es que Larry Page ha trabajadoo (y sigue haciéndolo) y se merece darse un gusto, aunque le haya costado la suma de 60.5 millones de dólares. Eso es lo que le costó un yate llamado Senses (sentidos en inglés) y cuyo dueño anterior fue Sir Douglas Myers, quien puso a la venta el bote a más de 35 millones de euros.

Como se imaginarán, el super yate se encuentra repleto de todo tipo de lujos y hasta ahora podía ser alquilado: por una semana (sin incluir comida, bebida y combustible) había que abonar 343 mil dólares. Teniendo en cuenta la pasión de ambos por el mar, quizás los dos Larry (Page y Ellison) podrían dar una vuelta por el Pacífico y conversar amigablemente sobre cierta demanda bastante importante para el futuro de Android.

Vía: New Zeland Herald

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.