Aunque hace bastante poco que el dispositivo Kinect vio la luz, ese que nos permite interactuar con la Xbox 360 utilizando el cuerpo a modo de mando (nuestros compañeros de Ecetia publicaron reseña del invento hace poco por si quieres más información), varios son los que han conseguido hackearlo --destacando especialmente el caso de Héctor Martín--, lo que a su vez ha provocado la aparición de multitud de programas no oficiales con los fines más variados. ¿Y qué dicen los Redmod sobre todo esto?

La primera reacción de Microsoft ante “los hackeos” fue la que muchos esperábamos, apostar por la prohibición/protección, pero en las últimas horas han cambiado diametralmente de postura. Concretamente esto es lo que dijeron en un primer momento:

Microsoft no aprueba la modificación de sus productos. Con Kinect, Microsoft ha incorporado numerosas garantías de hardware y software para reducir las posibilidades de manipulación del producto. Microsoft seguirá haciendo avances en este tipo de garantías y trabaja en colaboración con la policía y grupos de seguridad de productos para mantener Kinect a prueba de manipulaciones.

Y esto lo que ha manifestado recientemente Shannon Loftis, Gerente de Microsoft Game Studios, en una charla mantenida junto a Alex Kipman --uno de los principales responsables del proyecto Kinect--, en un programa de radio (se puede escuchar toda la charla o leer su transcripción en la web de la radio):

Como una creadora con experiencia, estoy muy entusiasmada de ver que la gente está tan inspirada (con el Kinect), que a menos de una semana de su lanzamiento ya estaban imaginando qué cosas podían hacer con él

Para rematar, aunque tirando de lógica con la primera respuesta hubiera sido suficiente para llegar a la conclusión de que no demandarán a nadie, el entrevistador preguntó directamente si alguien va a tener problemas por crear programas y drivers no oficiales destinados a Kinect, a lo que tanto Kipman como Loftis respondieron con un rotundo no.

Sin duda, bravo por Microsoft. No sé si desde un primer momento contemplaron que terceros pudieran trabajar sobre Kinect --lo dudo bastante-- pero lo importante es que ahora han dejado clara su postura, la cual no choca con la innovación y el desarrollo impulsados por grupos de programadores externos a Microsoft. Hacer lo contrario, arremeter contra este tipo de programador, hubiera sido algo completamente estúpido a todos los niveles.

Ahora bien, ya veremos hasta qué punto Microsoft permite “jugar” con Kinect ya que todo tiene un límite y estoy convencido de que en algún momento algo no les va a gustar. Tiempo al tiempo.

Vía: Gizmología