Hay versiones más bien encontradas en cuanto al éxito (o fracaso) de iAd, la plataforma publicitaria de Apple, aunque quizás se trate simplemente de distintas perspectivas. Porque quizás esté rindiendo sus frutos para los pocos socios de Apple que tienen activas sus publicidades, pero ese sería el único éxito posible. Para ser socio de Apple y tener tu campaña de iAd, debías desenvolver como mínimo un millón de dólares y fueron 17 los socios anunciados por Steve Jobs en su momento. Claro que, según él, se sumarían muchísimos más.

Pero en realidad, no. De los 17, sólo 6 tienen sus campañas en línea, en tanto en el mes de agosto Chanel se desligó del trato. Y ahora fue Adidas quien hizo exactamente lo mismo, retirando los 10 millones de dólares que invertiría en la campaña. ¿Los motivos? Steve Jobs y el control, básicamente. Según parece, Adidas se cansó del excesivo control de parte de la compañía de Cupertino, ya que estaban por la cuarta ronda de cambios presentados a la campaña y a este ritmo no la iban a lanzar nunca. Steve Jobs estaba siempre ahí para imponer su voluntad por sobre Adidas, hasta que se cansaron y dieron el portazo.

Puede representar un verdadero éxito una campaña en iAd para una determinada compañía, ¿pero a qué precio? Si por el excesivo control de Apple las campañas tardan añares en salir al público, generando más de un roce con las empresas en cuestión, no le veo un buen futuro. De ser así (el presente no parece negarlo y si llega a ser un éxito puede ser debido a algún cambio que realicen en las políticas y la comunicación con los clientes), estaríamos ante un hecho más bien extraño: dos fracasos enormes de Apple (¿recuerdan a Ping?) en un mismo año, ¿qué está ocurriendo?

Vía: PC Magazine

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.