En mi ciudad está por realizarse una marcha del orgullo zombi este sábado. Un poco en tono de mofa parodia (u homenaje, como se le vea) hacia el estilo carnavalesco y la algarabía como demostración social de la Marcha del Orgullo Gay, cientos de jóvenes se maquillan para asaltar las calles de la ciudad, unidos bajo un mismo grito (o gemido, no sé cómo se defina). Seguro muchos de ustedes piensan que es una enorme pérdida de tiempo. Antes de que saquen las escopetas, les comento que esta marcha tiene un propósito: recaudar víveres para donarlos a un asilo. Zombis sin cerebro, sí, pero con mucho corazón.

Una marcha zombi es una representación colectiva en la que muchas personas se maquillan y disfrazan como estos seres, para deambular (y a veces, arrastrarse) en calles o centros comerciales. La demostración más antigua data de agosto de 2001, en Sacramento, California. La idea surgió como un promocional del Trash Film Orgy. Sin embargo, la inicitiva tuvo tanto éxito que se repitió al año siguiente, hasta convertirse en un evento anual. Con el tiempo, estas demostraciones han ido ganando adeptos. El récord de mayor asistencia lo ostenta la marcha zombi de Seattle, que en julio de este año logró reunir la friolera de 4,200 personas.

Al igual que la marcha de este sábado en mi ciudad, este tipo de actos se realizan con una finalidad caritativa. Muchas organizaciones civiles emplean estas representaciones para reunir fondos y llamar la atención acerca de diferentes tópicos sociales, en especial el hambre mundial. Al final, se convierten en actos públicos en los que los participantes se divierten mientras apoyan a alguna causa de forma pacífica, y sobre todo, innovadora.

Las marchas zombi no son un fenómeno desconocido para los países hispanoparlantes. Según tengo entendido, en Madrid recién hace unos meses se llevó a cabo la cuarta edición, con casi 500 personas. En octubre del año pasado, también tuvo lugar una en la Ciudad de México, con casi 300 muertos vivientes marchando hacia el Zócalo de la capital. No sé en qué otras urbes se den estas manifestaciones, así que les pregunto: ¿en sus ciudades existen marchas zombi? ¿Participarían en alguna?

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.