Que los teléfonos móviles son un símbolo de estatus social es algo que sabemos desde aquellos primeros ladrillos de principios de los ’90. Sin embargo, hay algunos modelos que llevan esto al extremo, como el nuevo Gresso Luxor Las Vegas Jackpot. A este terminal parece que no le bastaba con tener un nombre total y absolutamente ridículo, sino que además saca pecho con un precio de un millón de dólares.

Ese coste exagerado se debe, por ejemplo, a su cuerpo hecho de oro puro (180 gramos) con diamantes de 45,5K y madera negra importada desde África. Además, cada una de las teclas está hecha con un único zafiro pulido y grabado con láser. Además de todo esto, el fabricante ha prometido que sólo hará tres de estos teléfonos.

Para los que tenemos un presupuesto más ajustado Gresso va a lanzar también una versión más simple llamada Gresso Luxor Las Vegas (esta vez sin el Jackpot) que «sólo» costará 20.000 dólares y que también contará con un cuerpo de oro y madera africana en el panel trasero, pero que no tendrá diamantes o teclado de zafiro.

Vía | UV

Participa en la conversación

7 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario

  1. Con este tipo de extrabagancias tenemos que lidiar cada cierto tiempo, y todo por que hay ciertas «personas» que se quieren diferenciar del resto, y no se dan cuenta que nosotros, la clase obrera, al final tenemos mejores terminales y GRATIS!!!!!!!!!!!!!!!!(aunque sea firmando un contrato de permanencia)