Desde hace ya unas cuantas semanas todo el mundo está hablando de la campaña publicitaria emprendida por la marca de cosméticos Old Spice, esa que comenzó en la televisión estadounidense para al poco tiempo dar el salto a la red y la cual seguramente la mayoría de los lectores la conozca, pero por si queda algún despistado en la sala os pongo en antecedentes.

En un primer momento Old Spice montó un gracioso y original spot publicitario - al que le siguieron otros en la misma línea - que emitieron por la televisión el cual recogió muy buenas críticas y gustó mucho. Al poco tiempo todos los comerciales de la campaña terminaron en YouTube y rápidamente empezaron a recibir millones de visitas. Finalmente, y aquí es donde empieza lo verdaderamente interesante, los responsables de la campaña decidieron que, visto el éxito de los comerciales subidos a YouTube, tenían que desarrollarla como fuera en este medio. ¿Y qué hicieron? Pues crear un canal en YouTube y empezar a subir más vídeos en los que el protagonista del spot - Isaiah Mustafa - contestaba a las preguntas que toda clase de personas le hacían vía diferentes redes sociales, todo sin perder el humor en ningún momento ni la buena realización y apoyando la nueva estrategia desde diferentes frentes (por ejemplo utilizando los promoted trends de Twitter).

Pues bien, hoy podemos decir - como era de esperar por otro lado viendo la viralidad que alcanzó - que esta campaña publicitaria desarrollada por Wieden+Kennedy para Old Spice ha sido un éxito rotundo en lo que importa, las ventas. Según la consultora Neilsen la ventas del gel de baño que se promocionaba en la campaña se incrementaron en nada más y nada menos que un 55% en los últimos tres meses y un 107% en el último mes. ¿Conclusión? Está clara, el potencial de la red respecto a marketing es simplemente brutal, solamente hay que saber cómo explotarlo.

Vía: Bitelia