Hace unos días escribía por aquí sobre como un par de colegios de los EE.UU se habían pasado por el forro la privacidad de sus alumnos al instalar en todos los portátiles que repartieron entre los escolares un software con el cual los docentes podían espiarlos en cualquier momento a través de las webcams de los mismos.

Pues bien, parece ser que esta práctica es bastante habitual en los colegios públicos estadounidenses y ahora se acaba de dar a conocer otro nuevo caso similar al de la semana pasada solo que en una escuela del Bronx.

En esta ocasión la noticia ha saltado a la palestra por un documental de PBS realizado en la Intermediate School 339 donde entre otras cosas el subdirector de este centro escolar muestra al reportero, en vivo y en directo, como espían a sus alumnos de forma remota a través de las webcams de los portátiles. Por si no fuera suficiente el señor subdirector suelta cosas como:

Ellos no se dan cuenta [los alumnos] de que los estamos viendo. Siempre me gusta jugar con ellos y tirarles alguna foto

Y dicho esto es de justicia aclarar que en esta ocasión los portátiles no salen de la escuela y solamente se puede acceder a la cámara web cuando los estudiantes tienen abierta alguna aplicación como Photo Booth. A pesar de esto el asunto me sigue pareciendo grave, el colegio se está saltando derechos fundamentales de los alumnos y eso no tiene justificación. ¿Ningún docente ha pensado que estas prácticas no son morales, dudo que legales, y que no le hacen ningún bien a la educación de los chavales? Pues parece ser que no.