Siim Kallas, vicepresidente de la Comisión Europea

La [FSFE](http://fsfe.org/) ha [acusado](http://fsfe.org/news/2009/news-20091127-01.en.html) a la Comisión Europea de ceder ante las presiones de la [Business Software Alliance](http://en.wikipedia.org/wiki/Business_Software_Alliance) en la reforma del _European Interoperability Framework_, un conjunto de recomendaciones que especifican __cómo deben comunicarse las administraciones, empresas y ciudadanos__ en el marco de la Unión Europea.

La máxima preocupación se centra en el __desprecio a los estándares abiertos__ en un [borrador](http://wikileaks.org/wiki/European_Interoperability_Framework_2_draft,_2009) del documento que se filtró a la prensa el mes pasado. La versión de hace un año daba muchísima importancia a los estándares abiertos y no alcanzan a comprender cómo tras el proceso de revisión por parte de los [organismos interesados](http://ec.europa.eu/idabc/en/document/7732), __la postura haya cambiado de una forma tan radical__.

Para ilustrar este hecho, han [comparado](http://fsfe.org/projects/os/eifv2.en.html) los textos antes y después de la revisión con los comentarios realizados por uno de los interesados, la _Business Software Alliance_. La conclusión es que «_se han modificado puntos clave del documento en cuanto a interoperabilidad y estándares abiertos para cumplir con sus exigencias_».

El presidente de la _FSFE_, Karsten Gerloff, ha sido muy contundente: «_La Comisión Europea no debe ser la herramienta de intereses particulares. El boceto actual es __inaceptable__, como lo es la __falta total de transparencia__ en el proceso que ha desembocado en este texto_».

En el comunicado de la _FSFE_ se hace patente también la preocupación derivada de unas __desafortunadas declaraciones__ de Siim Kallas, el vicepresidente de la Comisión Europea. Kallas ha comparado de una forma muy burda el código abierto con el funcionamiento de la Wikipedia. Temen que estemos ante un caso de __completa ignorancia__ por parte de Kallas sobre el mundo del software libre y los estándares abiertos.

Si bien es cierto que estamos hablando de un texto que __no es más que una recomendación__, no una normativa, es necesario que desde la Unión Europea se promocionen los estándares abiertos para garantizar la interoperabilidad y la neutralidad tecnológica. Entiendo que desde la _FSFE_ pongan el grito en el cielo cuando ven pervertido un texto de este tipo debido a las opiniones de interesados de [tan dudosa reputación](http://en.wikipedia.org/wiki/Business_Software_Alliance#Criticism).

Participa en la conversación

6 Comentarios

Participa en la conversación, deja tu comentario

  1. En resumen, desde mi punto de vista, ahora la postura de la Comisión Europea es más moderada entre las posiciones extremas de la FSFE y la BSA. Han buscado un punto intermedio.

    Lo lamentable es la persistencia de viejas costumbres, como acusar de poca transparencia a la Comisión Europea por no aceptar al 100% los argumentos de la FSFE insinuando seguramente algún contubernio, ¿qué más se puede esperar de la BSA con la dudosa reputación que le atribuyen?

    Pobre Comisión Europea, como no se retracten los van a denostrar igual que los amigos de la Internacional Organization for Standardization.

    1. ¿Quién le atribuye la reputación a la BSA? ¿Yo? ¿La FSFE?

      Lo lamentable aquí es que organismos como la BSA sean stakeholders en esta recomendación y se les haga caso cuando actúan únicamente por sus propios intereses. Eso sí que es lamentable, tanto desde el punto de vista de los ciudadanos como de las pequeñas y medianas empresas.

      1. BSA= Business Software Alliance, supongo que la palabra «Business» está por algo :P A veces no entiendo en qué mundo vives como para esperar un comportamiento altruísta de una organización que agrupa empresas con fines de lucro.

        No me gusta la posición de la BSA, la considero extremista, pero eso no significa que la descalifique de plano hasta el punto que, por ejemplo, celebre que ninguno de sus argumentos sea tomado en cuenta o, como en el caso presente, que deplore que alguno de sus planteamientos sea incorporado al documento en cuestión.

        La Comisión Europea ha escuchado a las partes interesadas y ha tratado de encontrar un punto intermedio, leyendo el documento parece bastate moderado, reconoce la importancia de la interoperabilidad y los estándares abiertos aunque no de una manera excluyente como en el documento que cuenta con la bendición de la FSFE.

      2. No espero un comportamiento altruista por parte de esa gente, pero tampoco esperaba que se les hiciese caso.

        El problema aquí es QUIÉN decide cuales son las partes interesadas (traducción directa de stakeholder, para que veas a qué me refiero sin posibilidad de equívocos), y de esas partes interesadas a cuales hay que hacer más y menos caso.