Conexiones WiFi abiertas y que pueden ser utilizadas sin que los dueños sepan, por desconocimiento o descuido, hay muchísimas (simplemente hace falta abrir una laptop en un edificio y verán) y justamente por ese motivo la policía de Queensland, en Australia, salió a buscar este tipo de redes para avisarle a los usuarios.

Lógicamente no lo hacen para que no les utilicen internet sino porque información realmente sensible (datos personales, contraseñas, tarjetas de crédito y más) pueden estar alojadas en sus ordenadores a través del cual se podría acceder desde esa red WiFi sin contraseña.

Lo que harán para solucionar el problema es subirse a un auto y buscar este tipo de conexiones (el término utilizado por hackers al hacer esto es wardriving) y a medida que las vayan encontrando, les avisarán a sus dueños.

Supuestamente será el primer departamento de policía en el mundo en realizar esta práctica y, saberlo me causó mucha gracia porque, viviendo en un país en vías de desarrollo, saber que en otros lugares hacen este tipo de cosas para "cuidar a sus ciudadanos" es demasiado (positivamente hablando, claro).

Esperemos que los oficiales sean honestos y no se lleven esa información confidencial para ellos ;-)

Vía: Denken Über