Esta es una historia un poco complicada. Se trata de un juego para Xbox 360 que, hace un tiempo, recibió muchísimas quejas por la cantidad de bugs que poseía. Se llama DoDonPachi Dai Ou Jou Black Label EXTRA (sí, lo sé, ya el nombre lo dice todo) y fue lanzado el 19 de febrero de este año aunque en un principio sería presentado en Navidad. Lo atrasaron porque necesitaban un poco más de tiempo para terminarlo, pero parece que no les alcanzó y lo lanzaron así como lo tenían.

De hecho, era tan pero tan desastroso que uno de los desarrolladores de la empresa 5pb salió a pedir disculpas y aseguró que iban a investigar de dónde surgían tantos problemas. Pero hay algo que dejó a todos sorprendidos. Y eso fue la declaración que dieron para informar cuál era la fuente de todos sus inconvenientes:

Confirmamos que fue el código de fuente que hemos copiado sin permiso y alteramos intencionalmente.

El error surgió porque el juego original era para PS2 y cuando trataron de pasarlo de consola, lógicamente, surgieron millones de complicaciones.

Finalmente, aseguraron que harán cambios en lo que a la estructura de desarrollo y control de calidad se refiere para que no vuelvan a suceder estos problemas. ¿No deberían como mínimo devolverle el dinero a los que compraron el videojuego?