grupo_reforma.jpg

En 2003, con sorpresa y decepción escribí que Reforma.com cerraba sus contenidos y los hacía disponibles solo a usuarios que pagaran el equivalente a 30 dólares mensuales (en ese tiempo, ahora es menos). Era un año en que tomar este tipo de decisiones no era raro, el New York Times lo hacía y el mejor ejemplo, en nuestro idioma, El País de España también, los dos, años después volvieron a abrir sus contenidos.

Ahora, en 2009, los medios masivos tradicionales se encuentran, en su mayoría, en crisis. Algunos dejan de imprimirse, otros no venden publicidad como antes y están despidiendo empleados. La gente ya no lee papel y se está pasando al Internet. Bajo esta premisa, entro a Reforma.com (literalmente tenía más de 2 años sin ver el sitio) a ver si siguen con contenidos cerrados y sorprendentemente .

Para mí es un caso de suicidio profesional, el mantener después de 6 años, un modelo de negocios que ha fallado en todo el mundo (Jesús del Rio, de El País, en una mesa redonda donde participamos juntos lo calificó como «un gran error»). Entonces, si el futuro de los medios está en Internet, si la accesibilidad/disponibilidad de los contenidos refuerza y hace crecer a un medio electrónico ¿por qué Reforma insiste en mantenerlos cerrados?

La realidad actual es que Reforma.com es irrelevante para el web: casi nadie puede leerlos, nadie puede enlazarlos (porque la mayoría no podría acceder a tus contenidos) y como medio informativo tu alcance e influencia se acerca a la nulidad. Aún cuando publiquen notas exclusivas, información que podría llegar a tener mucho impacto, es como si nunca lo hubieran publicado. El tráfico del sitio también ha sufrido a lo largo de los años, como era de esperarse. De acuerdo a Google Trends, la tendencia en sus visitas se mantiene a la baja desde hace bastante tiempo:

Este es el gráfico de Alexa (a falta de algo mejor) que publiqué en 2007 en donde hablaba de algo similar, vale la pena volver a verlo:

¿De qué le sirve entonces a Reforma mantener contenidos cerrados y de pago? probablemente sea una mezcla de una corriente sumamente conservadora en la toma de decisiones interna de la empresa. La falta de oferta "premium" a quienes ya han pagado si deciden abrir contenidos a todos, y los malos consejos que se mantienen por parte de quienes originalmente hicieron el rediseño de Reforma.com y ayudaron a implantar el modelo de negocios cerrado: Danilo Black.

Esta empresa de diseño web en años recientes ha estado recorriendo, junto con sus consultores diferentes periódicos en latinoamérica ofreciendo a todos el mismo consejo: empiecen a cobrar por contenidos, es como si se mantuvieran en 2004 y creyeran, fervientemente, que ese modelo de negocios puede llegar a ser viable.

Pero no lo es. Todos y cada uno de los medios electrónicos (o versiones en Internet de periódicos en papel) que cerraron contenidos en años pasados se convirtieron en islas alejadas e incomunicadas que vieron cómo su tráfico, relevancia, influencia e importancia en la web disminuía más rápido que la popularidad de George W. Bush en sus últimos años de gobierno.

...por ese motivo ya son cosa del pasado, menos en el extraño mundo de Reforma.com.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.