Douglas Bowman era el diseñador más importante dentro de Google, digo era porque el experto presentó su renuncia la semana pasada por problemas que "no pudo ver" cuando recién ingresó a la compañía.

El problema de Google, según Bowman, es que es una empresa repleta de ingenieros que toman decisiones. Esos ingenieros nunca mirarían las ventajas a nivel diseño sino que toman las decisiones en base a la información y, eso, es lógico porque son ingenieros, pero se le da muchísima importancia dejando de lado el aspecto visual que a Bowman atañía.

Esto fue lo que dijo al respecto:

Cuando una compañía está repleta de ingenieros, se utiliza la ingeniería para resolver problemas. Se reduce cada decisión a un simple problema lógico. Remueven toda la subjetividad y sólo miran a la información. ¿La información está a tu favor? Ok, lánzalo. ¿La información muestra efectos negativos? Vuelvan a la tabla de diseño. Y esa información eventualmente se vuelve una muleta para cada decisión, paralizando a la compañía y previniéndola de tomar cualquier decisión arriesgada.

Para demostrar lo que explica en su "carta pública" comenta que tuvo que discutir sobre por qué quería hacer un borde de 3, 4 o 5 píxeles (ustedes saben que la diferencia es mínima) y "probar su caso".

Pero, si bien explica que hay decisiones mucho más interesantes que tomar que la diferencia entre 1 ó 2 píxeles, también comenta que millones y millones de dólares están en juego y que complacer a una cantidad de usuarios inimaginada de todo el mundo no es nada fácil.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.