Es cierto, no es lo más divertido del mundo, pero no se puede negar que ver a un robot fabricado a base de LEGOs resolver un Cubo Rubik no es realmente interesante. ¿Cómo lo hace? A través de un scanner que distingue los colores del cubo. El único problema es que el color blanco y amarillo figura igual en sensor y, por ese motivo, algunos colores fueron reemplazados para que el resultado fuera favorable.

Hay que destacar una cosa: Eva Wall-E lo haría mucho más rápido, sin dudas.

Enlace: Tilted Twister