Es de lo más normal y lógico pensar que el Sol es muy pero muy grande si podemos verlo a simple vista estando a más o menos 150 millones de kilómetros de distancia.

Pero si lo ponemos en perspectiva, las diferencias son aún bastante impresionantes, como se ejemplifica en la imagen,

Vía: Menéame