Días atrás he emitido algunas opiniones sobre los motivos por los cuales no terminan de convencerme los posts patrocinados, es decir aquellos que uno recibe dinero (por parte de la marca o servicio) para que se escribiera de ellos. Antes de continuar por favor lee la parte I y la parte II.

En el primer post cité a Antonio Ortiz y la pérdida de la naturalidad al escribir o descubrir productos nuevos, si ves 10 posts sobre el mismo tema que se sienten acartonados y/o artificiales quedan pocas ganas de saber más, es decir: se convierte en ruido.

En el segundo mencionaba las palabras de Eduardo Soledad que considera que los posts patrocinados atentan contra la economía del boca a boca, la pérdida de la naturalidad y de la separación entre tus gustos y la publicidad, es decir, más ruido que opaca la señal de la aparente naturalidad de la blogsofera a la hora de publicar sobre las cosas que nos gustan o que descubrimos y nos parecen interesantes.

¿Qué hay de los lectores? el problema de los posts patrocinados (especialmente cuando se usan algunas malas prácticas que describiré en un momento) es que pueden llegar a causar ruido por si mismos, sobre todo cuando el lector espera contenidos y se encuentra con una publicidad.

Las malas prácticas con respecto a los posts patrocinados pueden darse porque son muy tentadoras, en especial me refiero a:

  1. No avisar que es un post patrocinado.
  2. Avisar que has leido un texto patrocinado al final de la anotación.
  3. Cerrar comentarios en el post patrocinado por medio a críticas, limitando la retroalimentación en el pseudo-contenido.

Busqué algún post que cumpla alguna de estas malas prácticas y me encontré con uno en el cual prácticamente no avisa que estás leyendo una anotación pagada por la marca, y para colmo esta viene al final del texto (el contenido ha sido ofuscado para evitar lastimar el ego de algún blogger):

posts-patrocinado-senal-ruido.png

En mi muy personal caso, en el momento que vi que se trata de una anotación patrocinada (después de haberla leído, haciéndome sentir engañado) el texto se convirtió en un gran bloque de ruido, y lo único que quedó como señal es el aviso, no solo es un problema para el lector, también para el blogger que está cavando su reputación a 3 metros bajo tierra, en mi muy personal punto de vista.

En este caso recuerdo haber leído esta anotación vía RSS, ni el título ni el texto incluido avisaba que se trataba de un post patrocinado. ¿Spam vía RSS? .

El tema del patrocinio a anotaciones ha estado dando vueltas por la blogosfera, de nuevo, se han emitido muchas opiniones pero las dos tres más comunes (a favor de esta práctica) son:

1.- Las menciones o publireportajes son sumamente normales en medios tradicionales, aún así no veo a ningún periodista o locutor caer en el debate: Porque los medios tradicionales no suelen debatir de si mismos, no tienen la forma de hacerlo, no tienen el mismo método de intercambio ni están metidos en una conversación como sucede con los blogs. Aún así, no todos los medios tradicionales aceptan el publireportaje (aún hay esperanzas :-)

2.- Esta es la nueva discusión de buhos contra conejos: No creo, al menos no era mi intención y se que la de muchos tampoco, lamentablemente en discusiones donde muchas personas intervienen se suele llegar al punto de la polarización y es justamente lo que pasó. Se habla de si se debe de hacer o no. Creo que cada uno puede hacer lo que quiera en su blog, pero yo no dejaré de tener mi opinión al respecto, ni dejaré de expresar, en público, lo que pienso.

3.- Publicidad es publicidad sea en un post o sea con un banner: Yo creo que hay diferencias fundamentales entre una cosa y otra. Mi blog (el medio) está patrocinado y por eso hay anuncios, pero mis posts (el contenido) no.

👇 Más en Hipertextual