Chris Harrison tuvo la curiosa idea de cruzar todos los nombres de personas y lugares que aparecen en la Biblia y hacer una serie de gráficos que los relaciona entre ellos, además de distribuirlos según el lugar que ocupan en el libro y el número de veces que se repiten. Si bien es cierto, que será de poco interés para los menos religiosos del salón, lo será de mucho para los interesados en el sistema utilizado por el autor.

Enlace: Visualizing the Bible | Vía: Boing Boing