Ignacio Escolar escribe inspiradoras palabras acerca de su padre:

Arsenio Escolar, que resulta que es mi padre, se ha convertido en el primer director de un diario en España que afronta un blog. El lema es “¡Que paren las máquinas!”, esa expresión tan peliculera que tan poco se usa en las redacciones de verdad más que para bromear.

Aunque Arsenio, y está mal que yo lo diga, de redacciones de las de verdad sabe un rato. Es el director de 20 minutos, el segundo diario de información general más leído de este país, y antes fue subdirector de El País, subdirector de Cinco Días, redactor jefe de El Sol y director de Diario 16 de Burgos, entre otras muchas cosas.

Por su culpa me enamoré de este oficio, aunque él siempre insistió en que me dedicase a alguna otra cosa honrada donde tuviese que trabajar menos y me pagasen más. Ya se sabe que un padre siempre mira lo mejor para sus hijos.

Cuando vio que lo mío con el periodismo no tenía remedio, fue también el primero en apoyarme. Lo mejor de lo poco que sé se lo debo a él y a mi madre, que también se dedica a este oficio que en las encuestas dicen que está mejor visto que los militares pero peor que los notarios.

Mucha suerte, maestro.

Suerte desde aquí también.