Los subsidios que aplican las operadoras a las terminales que venden al público ya empezó a generar controversias. Por ejemplo en Korea se les prohibió sumar clientes a las mismas, para hacer que esas inversiones las canalicen en obras de infraestructura y dejen de gastar plata en marketing.

Sin embargo las terminales son las que marcan, y cada vez más, la diferencia entre una operadora (ej.: CTI, o Amena o Verizon) y otra (ej.: Telefónica Móviles o BellSouth o etc.). ¿De quien es el mind-share del cliente entonces? ¿De las operadoras o de los fabricantes? ¿De Nokia o de Verizon?

"SK Telecom": parece dispuesta a romper este esquema que, realmente, parecía inamovible y comenzó el due-dilligence para comprar a "BellWave, mostró interés también en "Maxxon y en seguir involucrándose en "SK Teletech.

Según sus palabras esa es la única "manera de asegurar un crecimiento a largo plazo y competir contra el creciente poder de las fabricantes de terminales

Deja un comentario

Deja tu comentario