Posiblemente más exageración y para el "secuestrador" entre broma y golpe de suerte pero esto muestra exactamente el humor negro que viene implícito en la ciudad de México:

Javier quedó muy confundido con la llamada, pero con las otras cinco que recibió en los siguientes tres días entendió que su amado Basset Hound con pedigrí había sido robado y que debería desembolsar 2 mil 500 pesos si quería verlo de regreso.

El Reforma maneja la noticia como un secuestro, yo creo que el que se robó el perro conocia a la familia y vio golpe de suerte. El perro regresó a salvo, el secuestrador se sacó 2500 pesos y el Reforma tiene una excusa más para decirle a sus lectores que vivimos en una zona de guerra