Esta vez los privilegiados serán pocos por región pero muchos por población. Y es que a diferencias de los eclipses anteriores, el eclipse total de 2016 solo se podrá ver desde algunos puntos específicos del sudeste asiático: desde distintas zonas del Pacífico, como Hawái, y China, Japón y Alaska lugares en los que se podrá observar el eclipse de forma parcial.

No obstante, la NASA ha pensado en todo, y como viene siendo habitual para este tipo de fenómenos astronómicos, la agencia espacial norteamericana retransmitirá en tiempo real la señal de vídeo del eclipse para todo el mundo a través de su canal de streaming público, un evento único que cada vez que sucede, por geografía, es diferente dependiendo del lugar en el que se observe.

Eso sí, los que por geografía tengáis la oportunidad de verlo en vivo y en directo, tenéis que tener en cuenta que, como bien apunta Javier Armentia, astrónomo y director del Planetario de Pamplona, cualquier observación del cielo en direcciones cercanas al Sol es peligrosa, por lo que no hay que mirar bajo ningún concepto al eclipse de forma directa, solo utilizando filtros o lentes cualificados para este tipo de fenómenos.

El eclipse del 8 de marzo podrá ser observable desde el Pacífico durante más o menos dos minutos a partir de las 01.30 horas peninsular española, alrededor de las 20.30, hora de México DF y 19:30, hora de Colombia.

Más de: ASTRONOMíA, ECLIPSE

Te recomendamos

Puedes intercambiar opiniones con otros lectores de Hipertextual en nuestro canal de Slack. (¿Por qué ya no hay comentarios?)