A menos de un año de la incursión de los servicios 4G LTE en Chile, el mercado de telefonía celular se encuentra en uno de sus mejores y más prolíficos momentos, en un punto donde la infraestructura, la oferta de terminales y las iniciativas gubernamentales por proteger a los usuarios, confluyen para lograr un punto de equilibrio bastante interesante (y fértil) para la industria, en donde hoy por hoy el consumo de smartphones se ha convertido en la mayor tendencia del sector para la comunidad chilena.

Uno de cada 10 chilenos con smartphone Así lo demuestra el más reciente reporte de IDC, en donde analiza el índice de ventas totales del mercado móvil en Chile, revelando que ni las tablets ni las portátiles son el producto líder del sector de dispositivos móviles, sino los teléfonos inteligentes, tanto y a tal grado que en tan sólo en el primer trimestre de 2014 los amigos chilenos han comprado más de 1.870.000 smartphones. Lo que se traduce en virtualmente uno de cada diez habitantes. Una cifra interesante, si se toma en cuenta que en materia de proporciones estos números posicionarían a Chile por encima de otros países de América Latina en el porcentaje de la población que accedió a esta clase de dispositivos en la primera parte del año, como ha sido el caso de Brasil, Argentina e incluso México, en donde el uso de un feature phone tradicional sigue estando muy arraigado, con una importante base de usuarios pendientes por migrar a terminales de más reciente generación, como son los smartphones. Según Cristián Peña, analista de Dispositivos Móviles de IDC, los motivos de esta tendencia en el país se debe a factores muy concretos:

Poseemos una estructura de redes que nos ha permitido tener una vida móvil que funciona y que, probablemente, a nuestros vecinos no les funcione tan bien, por lo que optan por dispositivos más grandes que utilizan Wi−Fi.

Por su parte, el panorama para Chile se sigue manteniendo positivo y optimista, ya que de acuerdo con el estudio las proyecciones del mercado sugieren que únicamente durante el año 2014 se venderán más de 10 millones de teléfonos inteligentes en Chile. El smartphone en Chile es un dispositivo que llegó para quedarse, y lo que sucede en esta nación parece un excelente ejemplo de ello.