El AirTag es una muy buena opción para localizar objetos si tienes un iPhone y, al parecer, también para encontrar a tu perro, pese a que Apple no recomienda colocar este dispositivo a mascotas. Los bomberos de San Bernardino, una ciudad en California, Estados Unidos, han podido salvar la vida de un pastor australiano llamado Seamus al localizarle en un desagüe después de que fuese arroyado por las fuertes lluvias.

El perro, de un año de edad, que tenía un AirTag colgado en su collar, se encontraba paseando con su dueña cuando se escapó y, a causa de las fuertes lluvias, cayó en el desagüe que lo arrastró a más de un 1 kilómetro de distancia. La mascota, por suerte, pudo refugiarse en una alcantarilla adyacente, pero su dueña no consiguió localizarlo.

Instantes después de que Seamus fuese arroyado por la fuerte corriente, el servicio de emergencias recibió un aviso de un empleado que trabajaba en un comercio cercano. Este afirmó haber oído ladrar a un perro por el canal y, al acercarse, vio que estaba flotando por el desagüe. Los bomberos pudieron salvar al perro con éxito, y afirman en una publicación en su perfil de Facebook que salió ileso y “de buen humor”, y que la mascota “estaba equipado con una AirTag de Apple y una etiqueta de identificación convencional que ayudaron a los rescatadores y a los dueños a localizar al cachorro y reunirlos”.

¿Por qué Apple no recomienda utilizar un AirTag en mascotas?

AirTag

Ahora bien, ¿por qué Apple no recomienda usar un AirTag en mascotas pese a la utilidad de este accesorio? Si bien el AirTag es un dispositivo excelente para poder localizar objetos, incluirlo en un animal de compañía tiene un inconveniente; estos están constantemente en movimiento y pueden alejarse la ‘Red Buscar’ de Apple.

Por ejemplo, si perdemos unas llaves en una cafetería, es muy probable que las podamos localizar gracias a que un iPhone cercano ha enviado la última ubicación a nuestro iPhone. A no ser que alguien las coja, las llaves no se van a mover de lugar, por lo que podemos ir a recuperarlas. Un perro, en cambio, puede moverse inmediatamente después de que el iPhone envié la ubicación al dueño o, incluso, acceder a zonas remotas.

De hecho, Kaiann Drance, vicepresidenta de marketing mundial de productos iPhone, afirmó a iMore que si los usuarios deciden colocar un AirTag en su animal de compañía, “solo tienen que asegurarse de que su mascota en movimiento entre en el rango de un dispositivo en la red Find My para que se pueda rastrear su ubicación”.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario