Greta Thunberg, la activista contra el cambio climático, fue detenida brevemente en Alemania tras participar en una manifestación en una mina de carbón. Los medios presentes captaron el momento exacto en que las autoridades se llevaban a Thunberg, quien aparentemente no mostró disposición a colaborar y tuvo que ser retirada a la fuerza.

Eso sí, a Greta Thunberg se le ve muy tranquila, incluso sonriendo, a pesar de la complicada situación que atravesaba. Según el reportero Christian Wernicke, la policía alemana pidió los datos personales del resto de activistas detenidos, un proceso que no siguieron con Thunberg porque sabían perfectamente quién era.

No obstante, la popularidad de Greta Thunberg no evitó que la policía de Alemania siguiera con su trabajo. Múltiples camarógrafos y fotógrafos pudieron guardar evidencia del momento de la detención. Puedes ver el material a continuación:

Greta Thunberg ya había cargado contra Alemania porque, en días recientes, la policía retiró forzosamente a múltiples manifestantes de la misma zona (Luetzerath).

«Alemania realmente da vergüenza en este momento. Es totalmente absurdo que esto pase en 2023. Las personas mas efectivas lo tienen claro. La ciencia lo tiene claro. Necesitamos mantener el carbono en el suelo. Cuando los gobiernos y corporaciones actúan de esta manera, están destruyendo al medio ambiente, poniendo en riesgo a innumerables personas. Esto es solo una parte del movimiento contra el cambio climático y nos mantendremos unidos en solidaridad.»

Cabe mencionar que, al momento de la declaración, Greta Thunberg todavía no formaba parte de la protesta directa. Sin embargo, se encontraba en el lugar como muestra de apoyo a los implicados. El asunto, desde luego, cambió el martes, cuando la activista se unió al grupo de manifestantes en la cercanía de la mina.

Greta Thunberg ya fue liberada

Greta Thunberg

La policía alemana no detuvo a Greta Thunberg por el simple acto de elevar su voz, sino porque la manifestación consiste en acercarse a la mina. Según las autoridades, esto es demasiado peligroso. No solo para aquellas personas que protestan, sino también para las autoridades que deben perseguirlos en la misma zona.

«Greta Thunberg formaba parte de un grupo de activistas que se precipitó hacia la cornisa [de la mina]. Sin embargo, fue detenida y llevada por nosotros con este grupo fuera de la zona de peligro inmediato para establecer su identidad», comentó un representante la policía a Reuters.

Para fortuna de Greta Thunberg, su detención fue breve. La policía la liberó junto a otros colegas una vez comprobada su identidad.

Si bien es cierto que los reclamos tienen un sustento científico comprobado, el gobierno de Alemania defiende sus prácticas mencionando que, por ahora, es la manera de hacer frente a su crisis energética. Esta «solución», evidentemente, no convence a Greta Thunberg ni a las más de 6.000 personas que se dieron cita en Luetzerath para reclamar.

Greta Thunberg ha ocupado los titulas últimamente —más de lo normal—. A finales del año anterior, dejó en ridículo a Andrew Tate. El luchador de la UFC intentó humillarla en redes sociales, pero le salió el tiro por la culata. Poco después, de hecho, fue arrestado en Rumania por un caso de tráfico de personas. La policía de Bucarest pudo localizarlo gracias a las cajas de pizza que aparecieron en uno de los vídeos contra Greta.


Suscríbete a Hiper*

Recibe todas las mañanas en tu email nuestra newsletter. Una guía para entender y obtener las claves de lo realmente importante en relación con la tecnología, la ciencia y la cultura digital.

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario