Los perros robot están cada vez más de moda, y con debida razón. Han demostrado ser tan versátiles en distintos campos como sus contrapartes peludas. De hecho, la NASA planea usarlos para explorar la Luna en futuras misiones, mientras que Estados Unidos ya los usa para controlar fronteras. Hoy, conocen una nueva profesión, y es la de guiar a personas con discapacidad gracias a su inteligencia artificial.

El Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España ha logrado crear una nueva raza de perros robot. Esta terminal de cuatro patas ha sido llamada Tefi —en honor al ITEFI, instituto donde nació—, y llega dotada de inteligencia artificial que puede servir de guía a personas con discapacidad. ¿Cómo lo logra? Teniendo una consciencia del entorno y los seres en movimiento que la habitan; ya sean coches o personas.

Gerardo Portilla, doctor en robótica, es su creador. Explica que esto es posible gracias a un avanzado sistema de aprendizaje automático y una cámara incorporada en su cabeza. De esta forma, y conectándose a Google a través de internet, reconoce en tiempo real los objetos que pululan la ciudad. Posteriormente, puede comunicarse con su dueño —u otras personas— usando respuesta por voz.

Las personas que padecen de alguna discapacidad visual son las más propensas a apoyarse en perros guías. Gracias al entrenamiento de estos caninos, pueden reconocer personas, puertas, escaleras, semáforos y más. En caso de que su dueño sufra algún accidente, están entrenados para pedir ayuda a las personas de su alrededor. Ahora, los robots se unen a la causa.

Tefi, el perro robot que usa la inteligencia artificial para ayudar a personas con discapacidad

Tefi, el perro robot que se apoya en la inteligencia artificial

En cuanto a su aspecto físico, Tefi no es tan diferente a otros perros robot de este estilo. Eso sí, es capaz de reconocer comandos de voz, e incluso sentarse a hacer casi cualquier otro truco que se le ordene.

Tefi cuenta también con un GPS, lo que le permite trasladarse con soltura por la ciudad. Para ello, utiliza Google Maps como fuente primaria de información, por lo que puede guiar al usuario rápidamente a sitios como tiendas, cafeterías, restaurantes, hospitales y más. Gracias a la inteligencia artificial, reconoce objetos de su entorno, como calles, personas, sillas, ordenadores, mesas. Así como también señales de tráfico, semáforos y coches.

YouTube video

El perro robot también cuenta con funciones de asistente personal. Así, puede asistir a personas mayores que sufran de demencia o alzhéimer, e indicarles citas médicas cuando llegue la hora pautada. Si el hospital seleccionado cuenta con un plano, Tefi puede llevarte directamente hasta la puerta de la consulta; algo que muchos dispositivos no son capaces de hacer en la actualidad.

Gerardo Portilla, creador de Tefi, comenta que se trata de un robot «muy robusto y dinámico en entornos accidentados y mucho más económico que un perro guía».

«Actualmente ya se ha desarrollado la conducción automática para el guiado, así como la inteligencia artificial necesaria para la detección de objetos, personas y señalización.  Puede comunicarse por voz con la persona para realizar las tareas que se soliciten y puede además contar lo que ve a través de su cámara y la información que recibe de internet.»

Gerardo Portilla, doctor en Robótica y padre de Tefi

El futuro de la robótica es más humano que nunca

Mientras más nos acercamos al futuro de la robótica avanzada, más nos alejamos de la visión distópica y distorsionada de estas máquinas dominando al mundo. De hecho, su aplicación parece estar profundamente centrada en satisfacer las necesidades humanas, no importa qué tan distintas sean.

Actualmente, el perro robot Tefi se encuentra en una etapa preliminar de su diseño. Pero sus investigadores planean avanzar lo suficiente para dotarlo de mejoras notables. Entre ellas, sensores que permitan saber si la persona presenta una alta presión arterial, o si hay algún agente químico volátil en la vivienda o lugar de trabajo. Entonces, puede notificar de manera rápida para salvar la vida de su dueño.

Todo esto, por supuesto, apoyándose fuertemente en la inteligencia artificial. Solo así el perro robot Tefi será capaz de aprender por sí mismo comportamientos necesarios para servir a la humanidad.

«La comunicación máquina-humano y máquina-máquina es el sello distintivo de este robot. Para que su potencial sea completo es clave lograr que aprenda comportamientos por sí solo, algo en lo que estamos volcados ahora mismo.»

Francisco Montero de Espinoza, investigador del CSIC

Participa en la conversación

1 comentario

Deja tu comentario

  1. Ojalá esté disponible pronto para el mercado. Sería un gran avance para el desarrollo social de nosotros, los invidentes