La compañía ha matado unos 1.500 animales en total desde que empezó a experimentar con ellos en 2018, según los registros internos y el testimonio de varios empleados

Neuralink, la compañía fundada por Elon Musk para crear dispositivos neuronales que amplifiquen las capacidades humanas, está siendo investigada por posibles abusos a los animales que utiliza en sus ensayos, según documentos que ha podido revisar Reuters.

La supuesta investigación se abrió hace meses por el Departamento de Agricultura, unidad ejecutiva del Gobierno Federal de EE. UU, a petición del fiscal para investigar posibles infracciones de la Ley de Bienestar Animal, que regula el trato y los ensayos con animales por parte de los empleados.

El proceso se está llevando a cabo mientras el descontento de los empleados crece, según informa Reuters, sobre cómo se realizan los experimentos con animales. Dicen que la presión que ejerce Musk sobre éstos para acelerar el ritmo del desarrollo de sus implantes neuronales propicia fallos que desembocan en muertes y sufrimiento.

En total, la compañía ha matado unos 1.500 animales, incluyendo más de 280 ovejas, cerdos y monos debido a los experimentos realizados desde 2018, según los documentos revisados por Reuters y el testimonio de personas con conocimiento directo de estos procesos. Es una estimación, reconocen, porque la compañía no dispone de registros precisos sobre el número y la manera en la que los animales mueren.

De momento, sólo es una investigación

El número de muertes por sí solo no indica de ninguna manera que se esté violando ninguna ley ni que las prácticas se alejen del estándar de la industria. Numerosas compañías experimentan con animales que son matados al acabar el experimento para realizarles una autopsia. Sin esta posibilidad, el conocimiento que tenemos sobre los seres vivos y la velocidad con la que se pueden probar y desarrollar fármacos se vería drásticamente limitada. Para descubrir la insulina que salva la vida a millones de diabéticos hubo que realizar experimentos con perros.

Todavía no puede determinarse el alcance de la investigación ni si tiene relación con los problemas que señalan los empleados. Neuralink ha superado todas las inspecciones de sus instalaciones según la documentación reglamentaria.

Pero los empleados confiesan haber lamentado sufrimiento y muertes que podrían haberse evitado. Reuters identificó cuatro pruebas en las que se usaron 86 cerdos y dos monos en los que el error humano hizo que los experimentos quedasen inservibles, por lo que tuvieron que ser repetidos. Error atribuido a la «falta de preparación del personal de pruebas que trabaja en un entorno de alta presión».

Conocida es la filosofía de trabajo de Musk. Durante los periodos más delicados de la producción de Tesla, el empresario reconoció dormir en la fabrica. Tras la compra de Twitter, se instó a los empleados a trabajar desde la oficina las horas que fuesen necesarias para demostrar su excelencia. Para acelerar el proceso de Neuralink, Musk recurre a las mismas tácticas, señalan los empleados entrevistados. «Imaginad que tenéis una bomba de relojería atada a vosotros, así quiero que trabajéis», les dice el empresario, según las palabras de uno de sus empleados, que son reprochados habitualmente por no ir lo suficientemente rápido, lo que desembocaría en un fracaso empresarial.

Cuando las prisas matan

Según los testimonios, los empleados abogan por realizar pruebas de la forma tradicional probando cada elemento exhaustivamente y usar a los animales sólo cuando es estrictamente necesario. Sin embargo, denuncian, Neuralink realiza pruebas una detrás de otra antes de solucionar al cien por cien los problemas del anterior experimento. Estas prisas inducen a cometer errores en ellas y a tener que repetirlas, lo que implica matar a más animales.

En un estudio realizado en 2021, a 25 de los 60 cerdos utilizados, se les implantó un dispositivo de una talla incorrecta. Error que podría haberse evitado realizando los preparativos con más tiempo y cautela, dijo una persona con conocimiento de la situación a Reuters. En otra ocasión, se implantó el dispositivo en la vértebra equivocada de la columna vertebral de dos cerdos que tuvieron que ser sacrificados de inmediato para evitar su sufrimiento.

Sin embargo, Neuralink trata a los animales muy bien en comparación con otros centros de investigación, reconocen los empleados que aseguran que los monos viven en entornos idóneos. Musk les dijo que quería que viviesen como en un «Taj Mahal» porque dijo que ya que le disgustaba la idea de tener que experimentar con ellos esperaba que al menos fuesen los «animales más felices del mundo» mientras vivieran. El problema está a la hora de experimentar por las prisas y por los errores, no por el desprecio a la vida animal.

Neuralink asegura que sólo se prueba en animales cuando se han agotado el resto de opciones previamente. Sin embargo, los registros que ha podido analizar Reuters contienen numerosas referencias de cirugías realizadas a lo largo de los años de carácter exploratorio, y tres personas con conocimiento de la investigación de la compañía negaron rotundamente que Neuralink evite realizar estas pruebas.

Rumbo a ser probado en humanos

El primer objetivo de Neuralink es ofrecer a las personas con problemas de movilidad severos una forma de comunicarse con su teléfono más eficiente. El implante capta la intención del usuario y lo traslada al teléfono. Pensamiento y acción unidos sin emplear las manos como mediador. Este es solo el primer paso, pues Musk confía que este dispositivo se pueda utilizar para restaurar la visión o la movilidad de pacientes que sufran parálisis gracias a la manipulación de impulsos eléctricos en el cerebro y la espina dorsal. «No hay limitaciones para gobernar todo nuestro cuerpo al completo», aseguró en la última presentación de la compañía.

Las capacidades de este ordenador que se implanta en el cerebro podrían comenzar a ser probadas en humanos en 2023. «Sólo falta que la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense) nos dé su aprobación», aseguró el empresario.

Deja un comentario

Participa en la conversación, deja tu comentario